En el medio de tanta información de este verano intenso que estamos transitando, llega el mes del amor…. Qué linda oportunidad para aquellos que han podido sentir que su corazón se unió a otro corazón, para vivenciar uno de los tipos de amor: el de pareja!

Porque de allí venimos verdad? De la unión de dos personas, aunque ahora la ciencia nos cambie un poquito las cosas, siempre hubo un encuentro para que otro ser pueda llegar a este mundo….

Y acá estamos, festejando la posibilidad de amar a un Otro, diferente a mí, que por momentos me acerca y otras veces me aleja de la felicidad. El amor no era perfecto como nos mostraban en los cuentos de la infancia, el Príncipe Azul que lo podía todo se desvanece cuando vamos creciendo y nos encontramos con la realidad…  Las parejas tenemos obstáculos, épocas más fáciles que otras, y eso nos va a ayudando a conocer en más profundidad ese “otro yo” que tenemos enfrente!

La pareja conoce nuestras sombras, nuestros tesoros y debilidades. Cuando estamos felices con alguien, sentimos que no tendrá nunca fin. Y cuando estamos disgustados, pareciera que podemos odiar más allá de lo pensado. Por eso digo que nuestras parejas conocen nuestros lados más sombríos y nuestros sentimientos más luminosos. Gran variedad de vínculos y sentimientos pueden pasar en el recorrer de la vida de una persona, pero siempre hay momentos en los que sentimos esa fuerza que nos lleva a encontrarnos con otro y compartir…. Puede ser sólo un momento, o quizás años, pero es un sentimiento mágico que nos enseña y nos realiza como personas.

Amar es un acto, no un decir, por supuesto! Nos damos cuenta de que nos aman por lo que recibimos y vemos en el otro. Por lo tanto, estar atentas a eso, nos permite elegir vínculos sanos para compartir la vida. Las mujeres tenemos la gran oportunidad de cambiar el paradigma patriarcal, duro y verticalista, por un modo de vida en amor. Empezando por nosotras, con nosotras mismas! Respetándonos y eligiendo esa persona que nos completa, con quien pasamos un tiempo hermoso, de crecimiento y superación. Dejando de lado los vínculos que nos prometen una futura vida maravillosa, pero que en el presente nos conectan con mucho sufrimiento. Superar no es aguantar! Superar los obstáculos de una pareja es una elección mutua, donde ambas personas “tiran para el mismo lado”. Eso nos hará fuertes, seguras y felices. Estar con quien elegimos.

Si sos de las que fueron flechadas por San Valentín, disfruta este febrero con la persona con la que estás, y poné en práctica las bondades de amar, confiar, entregarse y  agradecer.