Ya hace días que la primavera ha llegado y con ella la necesidad y el gusto de ver reverdecer nuestros espacios. Entonces acudimos a viveros para llenar de flores de estación todos nuestros parques y ventanas. Y por qué no nuestras paredes también, si podemos llenar espacios verticales con plantas y así transformar el cemento en un relajante y armonioso sitio de verde naturaleza. Es una excelente oportunidad para poner manos a la obra y entre papá e hijos nos ayudamos y creamos una pared viva para que mamá esté más contenta.

Manos a la obra:

  • Escoger el mejor lugar:

Debemos escoger ese lugar carente de vida en nuestros hogares, que a la vez reciba buena luz y tenga la opción de ser ventilado.

  • Apoyo:

Una vez que encontramos el lugar ideal tomamos la decisión sobre el apoyo en el que pondremos las plantas. Aquí tendremos que usar la imaginación, pero les dejamos algunas ideas para inspirarse.

pinterest.com

Las plantas correctas:

Podemos usar plantas claras para dar más luz, o las que tienen pintas o líneas blancas para el mismo fin, mientras que para dar un marco a la pared es conveniente que elijamos plantas lisas y más bien oscuras. Tengamos presente que si elegimos flores de estación estamos obligados a cambiarlas en menos de seis meses. En cambio, si elegimos plantas crasas o carnosas, tenemos plantas para largo tiempo y con un uso menor de agua.

Y lo último que recomendamos es consultar con el vivero si las plantas son de interior o exterior, ya que varía el lugar donde las ponemos y los cuidados que necesitan.

Es hora de hacerle el regalo a mami… a trabajar!