Llegó junio queridas lectoras!

Qué gran oportunidad para revisar cómo van los planes que nos propusimos a principio de año.

El tiempo pasa volando, sí, y ya estamos a mitad de este calendario gregoriano 2019, que nos trajo como todos los años, aires frescos de renovación y esperanza en los primeros días. Pero ya en esta época, fría para este sector del planeta, la energía cambia y es un buen momento para hacer el pre-balance.

¿Qué te habías propuesto para este año? ¿Cuáles fueron tus deseos y pedidos en el brindis de 01 de enero? ¿Proyectaste? ¿Soñaste? ¿Iniciaste? ¿Deseaste un año diferente?

Te invito a tomarte unos minutos para responder estas preguntas, que parecen muy sencillas, pero que nos conectan con la profundidad de nuestro deseo interior…. Sigamos apostando a vivir como soñamos, a disfrutar de lo que hacemos y tenemos, a salir de la queja constante por lo que parece ser un destino encaprichado en hacernos sufrir!

Al responder estas cuestiones, te das la oportunidad de “evaluar” cómo vas respecto a tus planes, a una altura del año que aún te permite dar el giro que necesitás para retomar el rumbo. Quiero decir, si tu idea era llevar adelante algo nuevo este 2019, pero aún no comenzaste, junio nos llama a decir “Dale! Ponete en movimiento que aún tenés medio año por delante!” en octubre o noviembre ya sentimos que el año se fue y bajamos los brazos, pero ahora la sensación es que todavía hay tiempo!

Yo soy de la idea de que los calendarios tienen un costado perjudicial del manejo del tiempo porque nos marcan el sí y el no para muchas cosas, pero de alguna manera también nos ayudan a ordenarnos, si estamos conscientes de a dónde queremos llegar. Y como en este espacio buscamos calar cada vez más en nuestra conciencia, aprender a mirarnos y conocernos profundamente, te invito a que no dejes pasar esta oportunidad de diseñar tus planes, ser actriz principal de tu obra, vivenciar cada experiencia sabiendo que es parte de una elección previa. Todo tiene sentido si podemos recibirlo con la sabiduría de que es correcto para mi aprendizaje, pero también consciente de que en mis manos está la posibilidad de ir moviendo las piezas de lugar.

Cada aspecto de nuestras vidas puede ser mejor, si hacemos algunos movimientos al respecto. No será un resultado inmediato quizá, pero en algún momento, las cosas cambian. Lo primero es sentirlo para después llevarlo a la acción.

No te quedes con la idea de que pasa otro año y no lograste concretar lo que deseabas. Da el primer paso en esa dirección que seguro te traerá motivación para dar el siguiente paso. Sé que hay cosas o elecciones que son más sencillas que otras, pero el primer pasito, siempre nos hace bien! Después tendremos que ir ajustando las acciones y reformular si es necesario, pero lo primero es empezar!

Entonces, tomate este ratito para recordar tus planes y deseos para este año, encontrate con lo que sea que está en tu interior y tomá el volante lo antes posible. Podés ponerte plazos que te ayuden a direccionar tus actividades, cortos y simples para que los obstáculos no sean tan grandes. Por ejemplo, empezá por ese orden de la casa que estás postergando, la llamada de trabajo que no hiciste o el chequeo médico que querías concretar. Podés darte espacio para ordenar esas carpetas viejas que ocupan lugar y así acomodar también las ideas en tu interior! Siempre debe haber tiempo y lugar para escucharte, conocerte en fortalezas y debilidades, y amarte profundamente. Porque es desde ahí que toda la magia se produce en el afuera.

Te dejo una frase que me encanta y que ilumina lo que hoy quiero compartir.

“Ningún viento es favorable para quien no sabe dónde va”. Séneca.

Que tengas una linda jornada.

Hasta la próxima…

Escribime a valegazzoni@gmail.com