Sencillamente espontánea vive, siente y muere arriba de un escenario haciendo lo que más le gusta: bailar. En la edición ´2016 de los Carnavales Regionales obtuvo el premio a la “Mejor Pasista” y se ganó la posibilidad de bailar una noche en la prestigiosa comparsa “Marí Marí” en los carnavales de Gualeguaychu. Influenciada por sus vecinos, a quienes considera su familia, desde muy pequeña vibró con el folclore. Su futuro lo ve en su presente maravilloso lleno de presentaciones con la compañía artística “Esencias de mi pueblo”  y con el ballet “Federal” premio que ganó tras su participación junto a Iván Vivas en el certamen “ARGENTINA BAILA”, reality de baile  emitido por la televisión pública y por el cual se hizo famosa. Hoy, en su pueblo Piquillín todos hablan de ella,  fue recibida como una gran estrella,  la sienten y quieren como propia ya que por su humildad y talento se ganó un lugar en sus corazones.

Mate amargo de por medio Silvana Audrito, nos abrió las puertas de su casa y acompañada junto a Adriana, su madre, nos contó su experiencia en Buenos Aires, sus múltiples compromisos artísticos, su agitada vida de bailarina, sueños, ganas y proyectos de una bailarina que a los 27 años persevera detrás de su pasión.

Cómo te iniciaste en el folclore?

Desde chica tuve la cercanía en todo lo que respecta al folclore por mis vecinos.  Desde pequeña estaba siempre con ellos cuando se reunían. Allí vive Luciano Ullúa con él me crie y viví eso. Ellos siempre hacen reuniones familiares con guitarreadas porque en esa familia hay muchos. Laura Gaitán –familiar de mis vecinos- abrió una escuela de folclore en Piquillín, yo tenía 7 u 8 años, un día me invitó, fui y nunca más dejé. Con ella tomé mis primeras clases. Siempre me gustó mucho bailar y era muy dedicada a eso.

Donde cursaste tus estudios?

En Piquillín hice el primario y la mitad del secundario y el resto en Rio Primero. Siempre anduve de acá para allá. Ya incluso en el secundario aparte de tener mis amigos acá yo tenía mis amigos del secundario en Rio Primero también en esa época viajaba a Córdoba, a los 13 años para estudiar folclore.

Cómo siguió tu formación en la danza?

Bailé desde pequeña en la academia “Arte Nativo” con Juan Carlos Báez y Lucía Marinaro ellos me vieron bailar en Santiago Temple y me dijeron que me tenía que ir a Cba. Y me fui siempre con el apoyo de mi Mamá. Empecé a viajar, me costó horrores, tenía 13 años, era todo un mundo nuevo. Viajaba todos los días ensayábamos 3 días a la semana y los fines de semana actuaciones. Los días de semana llegaba a las 11 de la noche y al otro día a las 6 de la mañana arriba para ir a la escuela y volver a las 13 a casa y a las 14 viajaba a Córdoba para ensayar y así fue mi vida por 6 años, hasta que terminé el secundario.

Y después cómo seguiste?

Al terminar el secundario empiezo a estudiar nutrición en la UNC y por cuestiones de tiempo dejo de bailar. Me hizo bastante mal.

Creo que estamos acostumbrados a pensar que el arte no es rentable, no es viable profesionalizarse y trabajar de eso. Me empecé a dar cuenta de esto cuando dejé de bailar y me enfermé.

Un año después volví con jazz, clásico, contemporáneo y después de 6 o 7 años vuelvo a bailar folclore. Dejé la carrera de nutrición en 5to año y me dije: “yo quiero bailar” y entré en la Ciudad de las Artes a los 24 años, a estudiar profesorado de danza, porque me di cuenta de que me gustaba dar clases y esta carrera es una de las pocas que hay en Córdoba con un título de validez oficial.

Cada vez más me convencí de que no hay mucho más para inventar yo soy esto y no sé hacer otra cosa, así que bueno, a esto le tengo que poner energías.

Cómo es que llegas a participar en este certamen nacional “ARGENTINA BAILA”?

Nunca me fue fácil audicionar, por mi falta confianza en mí misma, por la timidez, por no animarme. La audición de “Argentina Baila” fue la primera que hice en mi vida. Un compañero con quien bailaba folclore- que conocí en 2015- y se llama Ivan Vivas, se entera de que estaba la audición. Nuestro profe Oscar Arce un gran maestro del folclore de Córdoba con quien estoy bailando en la academia “Esencias de mi pueblo”  nos apoyó porque sabe que nos queremos dedicar a esto y siempre nos dice que aprovechemos cada oportunidad que se nos presente. Así que bueno decidimos audicionar, preparamos una zamba y nos fuimos al auditorio de Radio Nacional.

Paso el tiempo, una semana y media antes del 14 de agosto yo estaba haciendo un trabajo práctico para la Facu porque ya estaba para recibirme y me llaman por teléfono que habíamos quedado seleccionados, de Córdoba habíamos sido los únicos que habíamos quedado.  Y ahí le hablé al “gordo” (Iván), él tenía planificado un viaje a Italia, y yo tenía que recibirme y dijimos ¿qué hacemos?….y decidimos ir y que sea lo que sea. Y al final nos terminamos quedando dos meses y medio.

Ya en Buenos Aires contamos tu experiencia…

Fue hermoso, nosotros fuimos con mucha ansiedad, pero nunca dudamos de que lo teníamos que experimentar. El proyecto de “Argentina Baila” es súper interesante para toda la comunidad del folclore, para todos los bailarines. No hay espacios en la tele que se dediquen exclusivamente a la danza como sí lo tiene la música como Festivales de Jesús María o Cosquín, no hay nada en la televisión que muestre exclusivamente la danza y que las otras artes sean acompañantes de ésta. Además de ser una oportunidad para los 50 pibes de todo el país que pudimos viajar con absolutamente todo pago. Desde la comida al alojamiento, viáticos y todos lo que necesitábamos.

Cómo era tu rutina para las galas?

Nos iban a buscar al Hotel todas las mañanas a las 9 o 9,30 después del desayuno teníamos media hora de viaje hasta Tecnópolis y ahí empezábamos las clases teníamos un corte a las 13 o 13,30 y a la tarde empezábamos el ensayo a las 14 hs hasta las 18,30 hs, ese era el entrenamiento diario de lunes a viernes. Y los sábados al mediodía teníamos una clase de entrenamiento y a las 16 hs ya nos íbamos a las carpas donde estaba el sector de maquillaje, peinado, vestuario porque nos empezábamos a preparar para las galas para bailar. Cada sábado se grababa el programa. Y los domingos a veces teníamos libre, pero la mayoría de las veces hacíamos salidas obligatorias al teatro, así conocimos un montón de teatros y de espacios culturales de Bs As. Había un representante de cada provincia del país y de Córdoba éramos Iván y yo.

Los jurados nos observaban todo el tiempo, era un reality, nosotros estábamos observados las 24 hs de día, pero sobretodo en los ensayos el jurado iba para tener más tiempo de vernos. Este es un espacio de formación, si bien se buscaba al mejor bailarín pero también el que tuviera el mejor proceso.

Que piensas del nombramiento de Silvia Zerbini al frente del Ballet Folklórico Nacional?

Estoy feliz, Silvia es muy cercana al ballet “Esencias de mi pueblo” ha trabajado mucho con Oscar Arce y siempre ha estado con nosotros de una u otra manera y está. La alegría que nosotros tenemos es indescriptible. Yo creo que va a ser una antes y un después. Y yo digo que ella era lo que necesitábamos. Y digo esto porque somos todos, si bien yo no soy parte del Ballet Nacional, creo que lo formamos todos los folcloristas y pienso que ella va a ser que el Ballet vuelva a hacerse sentir entre nosotros.

En Córdoba hay posibilidades con el folclore?

En cuanto al ambiente del folclore pienso que hay muchas cosas por hacer acá, en Bs As es diferente. Nosotros allá descubrimos otras formas de trabajo que debiera tener un bailarín y que hacen a la diferencia.

Cómo lo sentiste a este certamen?

Cada gala fue distinta, siempre había algo nuevo para ponerse nervioso (…se ríe) pero bien, hoy te digo bien, había semanas en las que estábamos más tranquilos que sabíamos que íbamos a seguir y había otras en las que estábamos nerviosos. Nosotros fuimos en pareja y competíamos así. Había dos rubros: solista y pareja.

Cómo calificaron en el certamen?

Nosotros llegamos a la instancia final, pasamos a ser finalistas junto a las provincias de Bs As, La Pampa y Catamarca en parejas. Es decir cuatro parejas que llegamos a la final de 16 parejas en total. Con esas cuatro parejas nos hicimos re amigos es decir que la convivencia y la competencia fue amena.

En la gala final competimos las cuatro parejas y gana la de Buenos Aires. En la gala anterior que fue la semifinal ya los 14 participantes que llegamos a esa instancia nos anunciaron que pasamos a formar parte del ballet Federal. Es como proyecto de salida laboral que tiene “Argentina Baila”, donde pasamos a formar parte de ese ballet durante todo el año que viene y lo que queda de este año hasta los próximos ganadores del programa. Este  ballet lo que hace en el verano es la gira “País” son todos los festivales más importantes de cada provincia, así que bueno la idea es que enero, febrero y marzo estemos de gira con el ballet Federal lo que me representa una salida laboral porque es pago como todo lo que fue el programa. Este era uno de nuestros objetivos además de ganar los ciento cincuenta mil pesos que nos hubieran venido bárbaro pero esta es una posibilidad para poder conocer y pisar escenarios que quizás son difíciles de acceder.

Sos consciente de todo lo que te está pasando?

Yo no soy muy consciente de lo que me pasa, estoy feliz, pero creo que no logro dimensionarlo. Y esto me pasaba también con lo que pasaba aquí en Piquillín o en la zona y nosotros estábamos en Bs As, la gente estaba re loca a mí me causaba gracia, con las redes sociales. Tuve la visita de una amiga en Bs As me decía amiga “vos no tienes idea de que todo el mundo quiere tener el sábado un tele cerca para verte”. Y en estas dos semanas que hace que estoy acá todo el tiempo la gente me está saludando y parando, felicitándome. Aquí me recibieron muy bien, yo no sabía que decir, fue hermoso.

Es como que vivo todo el tiempo viajando, aprendí a aceptar que esto es parte de lo que hago entonces no reniego de viajar o no poder estar un día en lugar. Me fui acostumbrando.

Has pensado en seguir profesionalizándote en la danza?

Si, y también viendo como hago eso. Es tiempo, con la facultad se me complica con los horarios, nos volvimos a Córdoba con diez mil veces más ganas de bailar así que, la idea es terminar la facultad el 27 de noviembre, me quedan 3 materias para el año que viene del profesorado de danza. La idea es tomar más clases que antes de todo lo que sea posible, quiero empezar flamenco que es algo que nunca hice y me parece que me va a ser bien para perfeccionarme. Ahora estoy en esto de volver al folclore que es lo que siempre fui y todo el resto de las cosas que haga son como invitados especiales para hacer mejor lo que uno está haciendo, esto me lo dijo una bailarina Cande Torres.

El carnaval forma parte de tu vida, que significa?

El carnaval es el pueblo, es Piquillín y termina siendo toda la gente que nos hemos hecho muy amigos y trabaja para esto y que nos convoca. Hay algo que todos compartimos, que a todos nos gusta, a todos nos hace bien. Esto es muy fuerte.

Al carnaval lo disfruto un montón. Me encanta, si bien este año no voy a poder estar al ciento por ciento porque no sé cuál va a ser mi disponibilidad pero les dije a la gente de la Municipalidad – está como coordinadora de la comparsa- que quiero estar, algún fin de semana que este acá voy a desfilar. Voy a poder acompañarlos en la logística en ese proceso de producción de empezar armar el proyecto y empezar a buscar a alguien para que durante los meses de enero y febrero este a cargo del trabajo que yo hacía. Agradezco a la Municipalidad que siempre están dándome ese espacio y confiando.

Como ves tú  futuro…

Es lo que estoy viviendo ahora…

Que mensaje le transmitirías a chicas que como vos hacen danza y no se animan a dedicarse de lleno a esto?

Para quien decida dedicarse profesionalmente a la danza no queda otra que trabajar para eso, y trabajar como cualquier oficio o trabajo. El bailarín tiene que poner el cuerpo, sos tu propia empresa, eso tiene de particular la danza no somos un instrumento aparte, somos nosotros y hay que trabajar sobre eso. El mensaje más claro es hay que animarse y apostar a la profesión de los artistas y revalorizarla, tomarla con respeto, ser responsable, ser consciente de ser artista se puede vivir. La danza duele, no siempre la amas es como todo trabajo.

Cómo definirías a Silvana Audrito?

Yo me defino como alguien perseverante, yo soy muy responsable y metódica de las cosas que tengo que hacer. No soy organizada pero cuando tengo que hacer las cosas las hago por mí. Siempre sigo mi corazón no puedo hacerlo de otra manera porque no me funciona y me enfermo. Y no tiene sentido hacerlo de otra manera.