Con este movimiento mundial alrededor de los (reales o no) cambios que se darán en whats app y  Facebook, muchas emprendedoras nos preguntamos, ¿qué otra red me brinda la posibilidad de conectar con nuestros clientes y seguir trabajando en el caso de que la red que estemos usando deje de servirnos como hasta ahora?

Y salimos en la búsqueda de planes “b” o “c”, por si acaso. Hay quienes radicalmente se pasaron a otras redes y quienes se pusieron a buscar e investigar los pros y contras de cada espacio virtual. El tema redes es algo que nos atraviesa en el presente inevitablemente. Algunos por necesidad, otros por curiosidad, otros por estar conectados a todo el mundo, lo cierto es que usamos nuestros dispositivos para permanecer en línea muuuchas horas por día, a veces más de lo saludable, verdad?

Pero la pregunta que nos hacemos es: qué importancia le das a las redes en tu emprendimiento? Son realmente un canal de venta o se convirtieron en una compañía adictiva? Te sirven para lo que estás vendiendo o son una presión en tu vida?

Si bien las emprendedoras podemos estar dentro de lo que sería un mundo competitivo y exigente, no es una realidad para todas, ni en todos los momentos. La idea que siempre queremos traerte es que nunca dejes de disfrutar de lo que hacés.

Si cada cambio de política de Facebook o Instagram, te da dolor de cabeza, si “tener presencia en redes” se volvió una pesadilla en tu vida, o no te deja disfrutar de unos mates tranquila con amigas, veamos otras opciones saludables! Será momento de repensar cómo querés capitalizar lo que ofrecés, qué otros canales podés explotar, pero por sobre todo, qué efecto está causando esta presión en vos….

La red no puede ser más importante que vos misma, que el alma del emprendimiento, que la voz detrás de cada post. La red en sí misma no es nada, es un canal vacío si no lo llenamos de contenido. No hay redes si no hay usuarios. No hay comercio electrónico si no hay oferentes y compradores. No hay vida virtual, sin vida humana….

Si hacemos una retrospectiva, antes se vendía con otro tipo de publicidades, pero el comercio existe desde hace miles de años, entonces, las redes también pueden pasar de moda o mutar, y deberemos adaptarnos. Pongamos el foco de importancia donde realmente debe estar. En el producto que ofrecemos, en la integridad con la que llevamos adelante nuestro emprendimiento, en la salud que es de quien dependemos para poder producir, etc.

En síntesis, nos enfoquemos en la vida real como emprendedoras, madres, hijas, amigas, hermanas, compañeras, etc.

Siempre hay opciones para salir del nudo en el que podemos estar, no te creas 100% frases como “si no estás en redes, no existís”, “tenés que armar contenido diario”, “cuantos más seguidores o likes, más ventas”, y muchas más….

Son frases muy generales, que no encajan para todos los emprendimientos por igual. Conozco emprendimientos que sólo usan web por ejemplo. O emprendedoras que venden sólo por e-mail. Y profesionales que no usan redes porque se manejan sólo por recomendación.

Lo importante es que encuentres el canal que te dé la posibilidad de vender sin enloquecer. Como siempre les digo, busquen ayuda si necesitan, si se traban, si no encuentran salida. Aprender de otros es crecer!

Y disfrutar de lo que hacés, es fundamental. Desmitifiquemos eso de que el trabajo es para sufrir y no hay opciones más que “ponerle el pecho”. Nuestro trabajo nos puede hacer plenas y felices, así que… ¡Vamos por eso!

Que tengan una hermosa jornada!

Hasta la próxima…

Valeria Gazzoni