Hace unos meses la empresa: Ayudín lanzó la campaña Limpiemos entre todos, que pone de manifiesto la brecha de género entre las tareas domésticas que hace una mujer y las que hace un hombre. A medida que esa diferencia se achique, el bienestar será mayor, ya que vivir en un hogar armónico, en el que todos cooperan, trae muchos beneficios, algunos impensados.

Brand Studio realizó el siguiente informe para Ayudín:

Argentina es uno de los países del mundo en el que más tiempo se dedica a las tareas domésticas. Pero la realidad es que en la mayoría de las familias, no se distribuyen por igual. En líneas generales, todo recae sobre la mujer. Según un estudio de Opinaia, ellas dedican un 50 por ciento más de tiempo a la limpieza que los hombres. Ellos se están empezando a ocupar, cada vez más, pero las diferencias son notorias. Por ejemplo, solo el 37 por ciento hace estas tareas a diario.

“En el 2018 se dieron muchos debates en torno a la equidad de género. Nos pareció interesante estudiar qué pasa con las relaciones de género en los hogares, puertas adentro y no puertas afuera”, explicó Guido Moscoso, gerente de opinión pública de Opinaia. “Lo que encontramos fue una importante brecha de género en la limpieza del hogar. Las mujeres le dedican más tiempo y son las principales encargadas. Sin embargo, para todos los argentinos limpiar es muy importante. Todos coincidimos en que tener un hogar limpio genera mayor felicidad, mayor salud, pero sin embargo no todos limpian de la misma manera”, agregó.

Para ser más precisos y detallar las cifras con respecto a las actividades quizás menos agradables de las tareas domésticas, de cada 100 mujeres que limpian el baño, lo hacen 66 hombres; de cada 100 mujeres que lavan la ropa, lo hacen 67 hombres; de cada 100 mujeres que limpian los pisos, lo hacen 72 hombres. Y la lista sigue…

La idea de la campaña de Ayudin es invitar a reflexionar para lograr que esta brecha disminuya en el futuro. Los motivos para vivir en un hogar aseado sobran, y mientras más sean las personas que colaboren para lograrlo, más fácilmente se llegará al objetivo. Por eso es importantísimo limpiar juntos. Los beneficios son incalculables.

En principio, vivir en un lugar limpio hace que aparezcan los sentimientos que todos queremos experimentar en nuestras casas. Las familias están más tranquilas, relajadas y felices al sentir que viven en ambientes limpios. Además, que las cosas estén en orden permite que podamos ocuparnos de otras cuestiones sin distracciones, por eso aumentan la concentración y la productividad. Cuando las cosas básicas están resueltas es el momento en el que surge la creatividad. No solo eso, sino que también un espacio organizado es ideal para relajarse, ya que no hay preocupaciones en ese aspecto.

El orden no solamente hace que las relaciones entre los integrantes de la familia mejoren sino que también coopera para que el núcleo se abra hacia más gente. Esto es porque un hogar limpio recibe más visitas y eso permite un mejor desarrollo social. Está claro que nadie quiere invitar amigos a una casa que está sucia. Si limpiamos entre todos, ese es un problema menos. En el mismo sentido, y como complemento a este beneficio, los estudios indican que hacer tareas de limpieza en el hogar nos vuelve personas socialmente más competentes y adaptables.

Existe también un plus impensado del aseo en el hogar, y está avalado por los estudios. Las parejas que viven en un espacio limpio aseguran que sienten más cariño entre sí y tienen mejor comunicación y entendimiento. Como si esto fuera poco, en una casa que está en orden las parejas tienen más sexo.

Encontrarse con las tareas resueltas, porque se hacen en conjunto y por ende en menos tiempo, hace que todo sea más fácil. Estar en un ambiente armónico propicia que la calidad del sueño incremente y que los días sean mejores. Está comprobado también que las personas que limpian dedican más tiempo a sus hijos. Para ellos es muy importante ver que sus papás trabajan en conjunto. Eso mejora la calidad de su educación, ya que es fundamental enseñar con el ejemplo.

Por otra parte, las personas que viven en hogares limpios tienden a preocuparse más por temas ambientales y por cuidar mejor los recursos naturales, algo fundamental para el planeta.

Por último, y para completar el listado de beneficios, en las familias en las que hombres y mujeres comparten las tareas de manera igualitaria, ellas aumentan su calidad de vida y felicidad.

Fuente: www.clarín.com