O mejor dicho ¿por qué nos atraen tanto las mujeres hermosas?, todas queremos vernos lindas, y por eso ponemos filtros de Instagram que nos ayudan a modificar nuestras fotos. Eso tiene una explicación científica. La naturaleza es sabia y la subsistencia humana depende de la reproducción. Por una cuestión natural, nos sentimos más atraídos hacia las personas hermosas, porque parecen más saludables y solemos sentir un rechazo hacía aquellas personas enfermas o con mala apariencia. Por supuesto que somos seres pensantes y podemos controlar nuestros instintos con pensamientos y razonamientos inteligentes, en contra de estos impulsos.

Cuando vemos una foto de una mujer hermosa, qué vemos en realidad?

Si observamos con cuidado podremos notar que cuanto más pareja está la piel más bello es el rostro, sin manchas, granos, cicatrices. De hecho así es, una piel limpia y con un tono homogéneo y parejo nos atrae porque es: una piel saludable y cuanto más saludable es una persona más hermosa. Lo mismo pasa con las sonrisas, cuanto más limpios y blancos se ven los dientes, más atractiva es la sonrisa, lo notaste?

Ahora bien, la belleza tiene que ver con la edad?

Un poco sí, cuando somos jóvenes, nuestra piel se regenera más rápidamente y con el paso del tiempo nuestras células se vuelven más perezosas y los agentes externos (sol, viento, tierra, etc.), nuestra alimentación y la vida misma hacen estragos en nuestra piel.

Hablamos con Daniela Pelayes (*), ella recomienda siempre priorizar la salud y bienestar de la piel antes que la belleza y esto nos decía:

“La Piel es el órgano más extenso y expuesto del cuerpo humano. Al igual que cualquier órgano envejece con el paso del tiempo, pero la preocupación de las personas de cuidarlos va creciendo notablemente, ya que es el único órgano en el que notamos a simple vista el paso del tiempo. Es por lo que aconsejo prevenir daños prematuros indicando el uso adecuado de productos y los diferentes cuidados que se deben tener según edad, sexo, profesión y necesidad.
Una de las zonas que más suele preocupar en el gabinete es el rostro; pero cabe destacar que la piel de las manos es muy sensible, está muy expuesta a daños externos, siendo notorios los signos que muestra.”
¿Y qué tratamientos podemos hacer para contrarrestar estas marcas del paso del tiempo que tanto queremos evitar?

Algunos tratamientos disponibles son,
Limpiezas profundas:

tiene como objetivo retirar células muertas en superficie cutánea y realizar extracciones de impurezas.
Peeling:

proceso por el cual se acelera el recambio celular, siendo de alcance superficial o medio según necesidad del paciente. Objetivo: afinar, aclarar manchas, regularizar relieve, activar metabolismo basal, otorgar suavidad y brillo.
Hidratación:

Consta de diferentes procedimientos para devolverle a la piel el componente esencial: el agua, que disminuye con el paso del tiempo, ante factores externos (tabaco, viento, rayos ultra violetas, etc.) y factores internos (edad, menopausia, tiroides, etc.); así como también por el mal uso de productos cosméticos. Objetivo: prevenir deshidratación, descamación, líneas superficiales, foto-daño, etc.
Uso de Algas Marinas en manos, brazos o cualquier zona corporal:

Nos brinda un gran aporte de vitaminas, minerales e hidratación a nuestra piel, ya que su composición celular es similar a las células del cuerpo, por lo que el transporte de su alto contenido de nutrientes es fabuloso.
No importa la edad que tengas, lo importante es aprender a cuidarnos para estar más saludables y porqué no más hermosas!

(*) Daniela Pelayes: Cosmiatra y Esteticista. Cuenta con matrícula de Ministerio de Salud. Formó parte del equipo de trabajo del Spa de Quality. Dictó cursos de capacitación (desde 2013 a 2016) y formó parte del Equipo de Docentes de la Tecnicatura Superior en Cosmetología, Cosmiatría y Estética durante 2016 y 2017. Desde 2017 tiene su propio consultorio de Cosmiatría y Estética: DERMIS (Santos Rosales 288 – Monte Cristo) TURNOS Y CONSULTAS AL: 351 7536384

La Cosmiatría: es la profesión que atiende las patologías o daños de la piel y sus anexos (uñas, pelo, etc.) para mejorar su estado de eudermia (estado normal). Es un trabajo interdisciplinario junto a dermatólogo y, en algunos casos, con abordaje psicológico, nutricional, etc. Algunas de las patologías más consultadas son: Acné, Rosácea, Melasma o Manchas, Alopecia o Fragilidad capilar, etc.