Llegó la época en la que los más pequeños de la casa (niños y adolescentes), tienen menos actividades y la frase “estoy aburrid@” se escucha muuuchas veces por día!

¿Qué hacemos los padres frente a esta permanente demanda?

La idea de que no estén todo el día frente a la compu o la tablet, nos gusta a todas las madres, pero ¿cómo lo llevamos a cabo?

La mayoría de los padres no tenemos las vacaciones que tienen los niños y no podemos estar todo el tiempo con ellos pensando actividades o armando juegos. Entonces aparecen las “niñeras electrónicas” a salvar la situación.

Pero ya sabemos que tantas horas frente a las pantallas no es sano para los chicos!

En muchas consultas charlamos acerca de cómo hacer para evitarlo…. Creo que lo primero que tenemos que replantearnos como padres es ¿por qué nos cuesta tanto decir que NO?. Si sabemos que no es lo mejor para ellos….

Caemos fácilmente en la culpa, en la sensación de que nunca es suficiente lo que les brindamos, en la exigencia permanente de que tienen que tener más y más, lo último, lo que ven en la tele, lo que nunca pudimos tener nosotras cuando éramos chicas, etc, etc…..

Pero las vacaciones tienen que ser un tiempo en el que la pasamos bien, todos. NO donde los hijos deciden cada cosa que hacemos. La idea de descanso escolar debe despertar la imaginación en todas las edades. Los padres también necesitamos respirar un poco, de horarios, de viajes, de llevar y traer… También queremos tomarnos más tiempo para cenar, quedarnos hasta tarde a la noche, salir, dormir, o estar en el agua…. Pero no siempre es posible, verdad?

Con los hijos pasa lo mismo. Es parte de la vida poder decir que no. Los horarios pueden flexibilizarse, pero no está bueno caer en un descontrol. Los hábitos siguen existiendo, porque no nos mudamos de cuerpo en vacaciones. Seguimos teniendo que cuidar el descanso, los alimentos, los pensamientos, los tratos.

Entonces, las invito a preguntarse ¿qué es realmente lo que los chicos necesitan? ¿Qué hay detrás de esa demanda permanente?

Los hijos nos necesitan y lo van a decir de muchas formas. Algunos nos invitarán a jugar con ellos, otros nos pedirán regalos y salidas, pero en fin, lo que están pidiendo es ser atendidos. Eso no tiene nada de malo, es parte de una etapa de la vida que todos transitamos. Pero no significa que como padres debamos decir “sí mi amor” a todo lo que nos dicen. Observemos, nos demos tiempo para pensar. Tiempo de sentir qué nos pasa con tanta demanda.

Amar no es sinónimo de permisividad. Amar implica también decir “basta”, “hoy no”, “te hace bien esto…-“, “necesito dormir”, “te veo cansado”, “nos ayudemos”, “podés ocuparte vos?”, y tantas frases más. Amar es conocer a nuestros hijos y ayudarlos a crecer. El mundo al que salen, no los espera con la alfombra roja y todo SÍ. El mundo nos dice muchas veces No y aprendemos sobre la marcha a sortear frustraciones y retomar el camino.

Si como adultos lo sabemos, porque lo vivimos a diario, entonces ¿por qué no les alivianamos el camino a nuestros hijos? ¿Por qué los criamos sin responsabilidades? ¿Sin que puedan tener en cuenta las necesidades de los demás? ¿Por qué nos cuestan tanto los límites? ¿Por qué nos quejamos de sus comportamientos pero los seguimos alimentando?

Las vacaciones son para relajarnos, aprovechar más el tiempo juntos, compartir anécdotas, salidas, juegos, visitas…. Mirarse a los ojos, saber qué le gusta a esa persona con quien compartimos la vida, ayudarnos y disfrutar.  Aburrirse no es malo, es una oportunidad para crear, para conocernos…..

Preguntate cómo mamá ¿qué hago cuando estoy aburrida?, y seguro tendrás una respuesta para revisar lo que podés enseñarle a tus hijos!

Acordate que los chicos aprenden por lo que ven. No por lo que decimos.

Nos ocupemos de mostrar y contagiar ganas de hacer cosas. Alegría de vivir. Amor por lo que nos rodea y agradecimiento a todos a nuestro alrededor. Aunque ahora pareciera que no lo entienden, son semillas que se siembran a futuro.

La etapa de crianza es eso, un tiempo de siembra. Sembremos con amor y sin quejas, para que los frutos sean de la mejor calidad.

Que tengan una hermosa jornada….

Hasta la próxima!

Recordá que podés enviarme tus consultas a valegazzoni@gmail.com