¿Qué es Mindfulness?

Un modo de aprender a relacionarse directamente con lo que esté sucediendo en nuestras vidas haciendo algo en lo que nadie puede reemplazarnos: trabajar con los propios desafíos y demandas de la vida cotidiana en forma consciente y sistemática. Es un proceso educativo vivencial que incrementa la capacidad de estar atento y concentrarse.

La práctica tiene que ver con la idea del presente como eje rector de la vida. ¿Por qué?

Es un aprendizaje que permite detenernos en el espacio y el tiempo y sentir cómo estamos viviendo. Tenemos distintos niveles de atención. La mayoría de la gente, cuando intenta concentrarse, tiene una mente que va y viene, es una mente saltarina. Es poco el tiempo en que esa mente está fluyendo en presente: nos duchamos pensando en la agenda del día, no estamos percibiendo el agua, el jabón y nuestro cuerpo… gran parte del día lo transitamos «en automático». Habitar el momento con atención nos permite tomar las riendas de nuestra mente y entender qué elegir.

Esto decía Marina Lisenberg, Psicóloga (UBA), parte del centro Attentia, especializado en el tema. En la actualidad se dedica a articular esta práctica enriquecida por los aportes de su experiencia con la psicoterapia, el coaching y el trabajo corporal.

¿Existen algunos consejos para sentirse mejor?

Siempre se trata de empezar a zambullirse en el presente tal y como es; desacelerar y registrar conscientemente desde los sentidos y el cuerpo cómo estamos. Observar la mente y el cuerpo. Los avances de la neurociencia nos están permitiendo conocer la interacción mente-cerebro y saber lo que sucede en el cerebro cuando nos detenemos. No es algo mágico ni light. La  decisión de pausar y elegir observar cómo estoy transitando cada momento requiere de una intención personal irreemplazable y determinante. ¡El resto es entrenamiento!

Fuente: Modahypeada