Después de tener a sus 3 hijos su vida cambió, su cuerpo no era el mismo, comenzó a tener problemas de salud y esta situación de profundo estrés la obligó a detenerse y pensar un poco más en la mujer que había sido pero que dejó olvidada por la maternidad y las tareas domésticas. Hoy Nora ve hacia atrás y reconoce su historia en muchas de sus alumnas de Zumba, ese es el combustible que la llevó a convertirse en instructora, en especializarse y en formar un grupo maravilloso de más de 30 mujeres que se encuentran lunes, miércoles y viernes a bailar y olvidarse de los problemas.

Sus alumnas son sus amigas, todas coinciden en lo maravilloso de ese grupo humano que se apoya y se alienta en todo momento. 

Nora comenzó tomando clases con todas/os los profes de Monte Cristo, buscaba a través del baile mejorar su salud. Poco a poco se fue enamorando de la actividad y se dio cuenta que quería ayudar a otras mujeres que habían sido atrapadas por la rutina de la casa  los hijos y se habían olvidado de ellas mismas, como ella. 

Hace tres años decidió ser profe, hizo varios instructorados y sigue tomando clases de estilos variados. Así creo su propio estilo de zumba fusión donde enseña a sus chicas a bailar mientras hacen gimnasia localizada, aeróbicos, tonifican y la pasan bomba.

“Soy como mis alumnas, estamos transitando el mismo proceso, las ayudo a bajar de peso haciendo combinaciones de música para generar mucha actividad física en poco tiempo mientras se divierten y se olvidan de los problemas. Tengo alumnas que han bajado 10 y 15 kilos haciendo zumba”. 

Nora no es una profesora de baile, su idea es hacerlas mover para mejorar su calidad de salud y de vida. Todo el tiempo busca cosas nuevas, temas de moda y arma coreografías con pasos muy fáciles para que cualquiera se pueda mover. 

“Las chicas vuelven a sus casas renovadas, acá se renuevan las energías y se olvidan los problemas, incluso si llegan cansadas. Nadie habla mal de las demás, ni se miran los defectos. Se ríen, se divierten, son amigas”. 

Lleva 3 años dando clases y sólo se promociona por el “boca en boca”. Este año el grupo explotó, el salón, cedido por la Municipalidad, les queda chico y junto a sus alumnas quieren difundir la actividad para conseguir un espacio más amplio donde poder desarrollar esto que les hace tan bien, sobretodo en épocas de verano, cuando las chicas más lo necesitan.

“Hay muchas chicas jóvenes que son mamás y se olvidan totalmente de arreglarse, de vestirse bien, eso me motiva a ayudarlas. Me encanta cuando llega fin de año y las veo con un corte de pelo distinto, más arregladas… se nota lo bien que les hace el ejercicio, no solo en el cuerpo y la salud sino también en su personalidad”

El domingo 21/07 organizó junto a sus alumnas una clase abierta al público para compartir con algunos profes amigos locales. Allí, a pesar del intenso frío, mostraron  todo lo que hacen. Contaron con el apoyo de la Muni y comercios locales que sortearon regalitos y el público se fue muy contento con la posibilidad de bailar y divertirse al aire libre.

Aquí te dejamos un link para que conozcas más a Nora y puedas sumarte a sus clases CLIC AQUÍ.