Hola Mujer! Este mes queremos hablar más que nunca de vos, de nosotras, del género femenino que nos une y divide, de nuestros cuerpos supuestamente débiles y de los roles enmarañados que nos demandan tanto socialmente….

Queremos mirar esa persona llena de sueños y expectativas que creció y se encontró con las dificultades de la vida. Que se hundió, se superó, sufrió y lloró de felicidad miles de veces. Hoy mujer, nos une un sentimiento posiblemente confuso. Bombardeadas de malas noticias en relación a las mujeres, violencias de todo tipo, que nos preocupan, nos entristecen y nos enojan. El Día de la Mujer surgió de un reclamo, de mujeres que decidieron pedir lo que les parecía justo, y por momentos parece que la batalla es eterna, que no basta con esos logros, que seguimos siendo vulnerables ante una sociedad terriblemente paternalista, pero de la que también somos arte y parte.

Hoy queremos que sepas que comprendemos lo que sucede de tu piel para adentro, que tus dudas y alegrías son de TODAS, y que juntas no significa ensimismadas!

Hoy podemos mirar atrás y aprender de la experiencia de muchas mujeres que ya transitaron la vida. Imitar lo bienaventurado o cambiar lo que nos parezca necesario, y focalizar en el futuro que queremos para el mundo. Conectar con la esencia femenina que las culturas antiguas aún conservan, parece ser la clave de un equilibrio posible, de una sociedad con menos luchas, menos víctimas, menos hipocresía y mayor sabiduría. Las mujeres podemos dar (casi naturalmente) ese abrazo cálido que calma el dolor de un niño y apacigua las angustias adultas. La mujer que puede recordar lo fuerte y lo importante que es su rol, disfruta de brindarse y ayuda a otras mujeres a resolver sus penas.

De estos y muchos otros gestos, depende el futuro que soñamos. De mujeres que se animen a incursionar en sus profundidades y extraer la riqueza que nos fue dada desde siempre, que está ahí, dentro de todas nosotras. La igualdad no implica ser como los hombres. La igualdad de derechos y oportunidades no debe alejarnos de nuestra naturaleza femenina, de las posibilidades de aportar al mundo nuestras miradas y creatividades. Como el yin y el yan, el equilibrio es posible y necesario! Urge que nos encontremos y ofrezcamos afuera esa empatía cooperativa que es innata en la mujer, pero que muchas veces tapamos para parecer fuertes y guerreras frente al sexo opuesto.

Quizás dejar de luchar afuera nos fortalezca tanto internamente, que ya nada pueda vulnerarnos. Quizás esa sea la clave, sembrar buenas semillas en nosotras para que las cosechas futuras brinden el alimento que la humanidad requiere. Que en los años venideros las mujeres ya no tengan que luchar! Que nuestras hijas, nietas, bisnietas, etc, reciban las enseñanzas de una vida armónica, sin divisiones ni de género ni de minorías. Que sólo importe querer lo mejor para uno mismo y los demás.

En Épicas Mujeres encontramos un espacio que nos anima a reflexionar y compartir esa mirada de la mujer valiente, que quiere superarse y ser feliz. Emprendedora, con sello propio, que encuentra en la sociedad una oportunidad de compartir lo que hace y no un enemigo de quien defenderse….  Por suerte en cada rincón encontramos estas bellas almas femeninas que se animan a más y no se encasillan bajo etiquetas que desvalorizan y lastiman.

Feliz día de la mujer para todas! Feliz día de la fortaleza femenina, de la calidez, de la maternidad, de la amiga, de la amante, de la trabajadora, de la que sueña y la que cuida…. Feliz día bellas portadoras del encanto y la transformación, de la abundancia, el amor  y la paciencia que heredamos de la madre tierra.

Feliz de Ser Mujer y compartirlo con uds!