Hay algo que me llama poderosamente la atención cada vez que entro a la pelu de Cintia… el orden, la prolijidad en cada detalle y por sobre todo los colores brillantes y la decoración. Para quienes la conocen no es ninguna novedad, Tu Look es un reflejo de su personalidad, un poquito obsesiva con la perfección y encantadoramente llamativa.

Cintia nos invitó para contarnos cómo fueron estos 10 años de trayectoria y nos quedamos tomando unos mates durante una charla en la que no faltó emoción, risas y unas cuantas anécdotas para Épicas Mujeres.

Hola Cintia, tu nombre completo es Cintia Godoy Zamora, verdad? Se puede decir la edad?

Claro! Yo no tengo ningún problema, tengo 35, me encanta cumplir años, para mí ese día es de pura celebración. Dentro de lo posible ese día no trabajo y me dedico a recibir gente y celebrar.

Siempre quisiste ser peluquera?

No!… en realidad capaz que sí. Desde que iba al secundario me pasaba todo el sábado peinando a mis amigas para ir a las fiestas de 15 o para salir a bailar, lo hacía porque me encantaba, pero nunca pensé en que eso fuera una profesión, ni siquiera sabía que se estudiaba para eso.

Cuando salí del secundario estudié Administración de Empresas, luego hice un Instructorado en Aerobic y Ritmos y comencé a dar clases en diferentes gimnasios en Monte Cristo y Córdoba.

Y qué pasó con el amor a peinar?

Jamás dejé de peinar a mis amigas, mi casa seguía llena de mujeres hasta que mi papá me dijo un día: Porqué no estudias peluquería? Y me insistió tanto que fui a averiguar. Durante 7 años trabajé dando clases de Aerobics, las mujeres me conocían como la profe. Siempre me gustó conectar con otras mujeres, escucharlas y eso hizo que me conociera mucha gente. Cuando estudié peluquería hice muchos cursos todos juntos, siempre fui muy ansiosa y acelerada, quería saber y saber más! Empecé haciendo peluquería a domicilio, entre conocidas y amigas y poco a poco fui tomando confianza hasta que me decidí a abrir la pelu.

Un tiempito hice las dos cosas, dar clases de aerobics y la pelu y después ya me enfoqué sólo en la pelu. La abrí en la casa de mi mamá en la calle Gral. Roca, allí estuve 6 años.

Cómo fue ese primer tiempo?

Empecé con muy pocas cosas, muy de a poco y todo lo que ganaba era para ir comprando lo que me hacía falta, la pelu fue creciendo muy de a poco, con el boca en boca. En aquella época me casé, tuve a Agus, mi hija que ya tiene 9 años y las chicas pasaban a preguntarme por la nena, me acompañaban un montón. Los primeros meses fueron los más difíciles porque no entraba nadie y uno se hace un mundo, pero poco a poco todo se va acomodando. Después empecé a hacer publicidad en el diario, hice unos folletos y así me fui haciendo conocida. Hoy tengo alrededor de unas 300 clientas recurrentes, me di cuenta cuando hice la lista para el festejo de los 10 años… nunca me había puesto a pensar en eso.

La peluquería es un lugar muy importante para las mujeres, porque la cabeza es sagrada para muchas, como viviste esto con tus clientas?

Si, totalmente. Yo tengo mucha paciencia para atenderlas, al principio me tocaron cosas insólitas que me ayudaron a crecer profesionalmente y a ganarme la confianza de mis clientas. Me tocó arreglar muchos desastres, jajaja. Una clienta llegó con una marca circular en la cabeza y era porque se había teñido y se puso una bolsa de nylon, se la dejó mucho tiempo y le quedó toda marcada… llegó desesperada y por suerte lo pudimos arreglar. Otra cliente llegó con el pelo verde, hoy no sería nada, pero hace unos años era terrible, jajaja, también, fue por una mala aplicación de la tintura…

Lo que más recuerdo en estos 10 años fue una clienta, Gladys, que tenía una fiesta y quería hacerse un peinado, pero ella tenía el pelo bien cortito, no había manera! Recuerdo que hice un bollo de pelo con recortes del mismo tono y después mecha por mecha fui trenzando y mezclando con su pelo hasta que quedó un peinado súper lindo. Se fue chocha y yo no podía creer lo que había logrado, jajaja.

Otra vuelta me tocó peinar a una novia, cuando se fue a poner el vestido resulta que había bajado de peso esos días y le bailaba por todos lados, le había agarrado la desesperación, estaba a minutos de la boda. Saqué una abrochadora de la cartera (siempre llevo una, mi cartera es una caja de pandora, jajaja) y recuerdo que le achiqué todo el vestido de ambos costados con la abrochadora… jamás se le saltó un gancho, ni le molestó… le quedó bárbaro y ella feliz. Siempre nos reímos de esa anécdota.

Manuel Pizarro 647

Trabajaste en otras peluquerías antes de abrir la tuya?

Si, mientras estudiaba me mandaron a trabajar a una peluquería muy grande de Córdoba, allí estuve dos semanas pero no me gustó la experiencia, era muy comercial, le mentían a la gente y yo no soy así, no me sentí cómoda. Esa experiencia me sirvió para decidirme a poner mi propia pelu.

Te costó mucho cambiar tu rol de profe de Aerobics para convertirte en estilista?

No lo pensé mucho… no soy de hacerme rollos por eso, no, me largué y listo, para entonces estaba muy decidida de lo que quería hacer. Después dudé cuando al principio no venía mucha gente y a una le agarran miles de dudas, pero mi mamá me decía: tenés que tener paciencia, hasta que la gente de conozca y así fue. Ahí aprendí que el secreto es el primer resultado, una clienta contenta siempre vuelve. Además soy muy detallista, yo me acuerdo de la historia de cada cabeza y no las dejo ir hasta que no esté lista y se vean lindas.

Siempre trabajaste sola?

No, cuando se junta mucha gente, sobre todo los fines de semana cuento con la ayuda de Gladys y Gisela, ellas me dan una mano. Y a veces me pasa que las clientas quieren que yo las atienda así que les digo que se queden tranquilas, las chicas me ayudan con los lavados y las tinturas y yo voy supervisando y el toque final generalmente lo hago yo, porque ya las conozco a mis clientas, se lo que les gusta.

Se podría decir que sos muy atenta con tus clientas?

Sí! Siempre, acá vienen y charlan, me cuentan sus cosas, hacemos terapia, jajaja. Tienen preparada una cajita con esmaltes así mientras las peino se arreglan las uñas. Ya saben que tienen un mate, un cafecito, porque hay muchas que no les gusta el mate. Y son muy agradecidas, siempre me lo dicen… acá me siento como en casa, me encanta como me atendes, etc.

En algún momento pensaste en dejar la pelu o cambiar?

No… estos últimos dos años fueron muy duros, hubo cambios en mi vida familiar, pero creo que todo es un aprendizaje y para mi realmente fue así. Me considero una mujer fuerte, de las que se limpian las lágrimas y sigue adelante. Por supuesto duele mucho la crítica y el juicio de los demás, sobre todo cuando opinan sin saber… creo que a todas nos pasa en algún momento de la vida, donde nos enfrentamos a situaciones dolorosas, pero siempre hay un aprendizaje. Acostarme terriblemente cansada y levantarme temprano con la mejor sonrisa… ese es mi mayor orgullo. Muchas veces hablamos esto con las clientas, las rupturas, las separaciones nos enseñan a ser más independientes y aprendemos a organizarnos distinto, lo importante es no bajar la cabeza, siempre se puede, y lo que no sabemos hacer lo aprendemos. En mi caso estoy muy orgullosa de lo que he logrado, por supuesto trabajo muy duro todos los días, sé que dependo de mí y solo de mí, por eso a veces no me tomo vacaciones, sin embargo sé que puedo ocuparme de mi hija, que la tengo en casa y ella también está muy orgullosa de mamá.

Cómo es tu relación de madre?

Ufff, Agus y yo somos muy parecidas en algunas cosas y eso hace que muchas veces choquemos, todavía es chiquita y demanda mucho mi presencia. A veces siento culpa por eso, pero sé que puedo estar siempre en los momentos importantes de su vida… y ella sabe que estoy trabajando para que ambas estemos bien. Es muy amiguera, igual que yo, participa en todos los actos, bailes, en todo ella está ahí presente, jajaja.

Qué planes o proyectos tenés para el futuro?

Me imagino con una pelu más grande, con centro de estética y boutique incluída. Sé que en algún momento lo voy a hacer, no sé cuándo, pero siempre logro las cosas que me propongo. También tenía ganas de estudiar decoración, eso me encanta, muchas clientas me llaman para que las ayude a decorar sus casas. Soy muy inquieta, necesito estar haciendo cosas nuevas, siempre y tengo muy en claro que “uno debe trabajar en lo que le gusta”, por eso estoy agradecida de tener la pelu.

Contanos cómo fue la celebración de los 10 años de “Tu Look”

La celebración fue genial, a mí me encantan las fiestas así que puse mucha atención a cada detalle, quería devolver algo de todo lo que las clientas me dieron. Naty de Charme Chic decoró, ideamos varias cosas juntas y ella se ocupó de todo, quedó hermoso. La idea era que estuvieran relajadas y la pasaran lindo. Bailamos, hubo sorteos, la pasamos bárbaro!. Fue una forma de cerrar un ciclo, estos 10 años, para empezar con nuevos proyectos y otra etapa de crecimiento, que estoy segura que será igual de buena.

Quiero agradecerle a todas mis clientas/es por acompañarme todos estos años, por confiar en mis manos y por seguir eligiéndome, eso es muy valioso para mí.

Seguila en sus redes:

Facebook: Cintia Godoy

Instagram: Tulook_11