Del 22 de Julio al 2 de Agosto de 2019 se realizó el 24th Word Scout Jamboreé, este es un evento educativo que reúne a los jóvenes del mundo para promover la paz y el entendimiento mutuo y para desarrollar habilidades de liderazgo y de vida.

Durante 12 días se mezclan jóvenes de 14 a 17 años de edad, de todo el mundo para crear vínculos y experiencias que quedarán grabadas para toda la vida. La delegación Argentina estaba compuesta por 349 miembros entre participantes, asistentes  y dirigentes.

El tema de este año fue Desbloquear un nuevo mundo, y se realizó en las zonas salvajes de Virginia Occidental, The Summit Bechtel Reserve es un centro de capacitación, exploración y aventura para los Boy Scouts de América (BSA) y cualquier persona que ama el aire libre, con más de 14,000 hectáreas de hermosas montañas boscosas adyacentes a más de 70,000 hectáreas de parque nacional en el pintoresco área de New River Gorge en West Virginia.

Macarena Colomer, Facundo Óbolo, Guillermo Valerio, Lucia Rivadero, Alex Allende y Aylen Caballero junto a Lara a punto de vivir la gran experiencia

Lara Mora Viñola Prieto pertenece a la Agrupación Scout Ceferino Namuncurá de Monte Cristo desde 2015, tiene 16 años recién cumplidos, cambió su regalo de 15 por vivir esta experiencia y charló con Épicas para contarnos que es un Jamboree:

Está palabra viene del lenguaje Zulú (lengua Africana) que significa encuentro de tribus, que en el movimiento Scout una tribu son los diferentes lugares de donde venimos.

Yo llamaría al Jamboree como una experiencia única e inolvidable porque es donde se juntan miles de personas para conocer distintas culturas, países, formas de vida y muchas cosas más, pero lo más lindo es que a pesar de todas las diferencias tenemos una ley que seguir y en la cual creemos todos los Scouts.-

Contamos cómo fue la experiencia?

El día que llegamos fuimos la primera delegación extrajera en llegar al “Summit Bechtel Reserve“ en Virginia del Oeste, EE.UU. De tan grande que era el lugar nos llevaron en colectivo hasta el lugar de acampe, allí nos dieron la bienvenida y nos explicaron las pautas del lugar. En ese momento algunos chicos que había de Estados Unidos nos ayudaron a armar el campamento, a la tarde nos quedamos libres para que el resto de las delegaciones se terminara de acomodar.

Al día siguiente ya estaban habilitadas las diferentes actividades y por la tarde fue la apertura del evento, en donde nos juntamos todos en el centro del predio en la cual se presentaron todos los países que estaban participando e hicieron una presentación sobre lo que se trata el evento.

Los días que siguieron se organizaban las delegaciones para las actividades hasta las 5 de la tarde que estaban abiertos.

Tengo entendido que había muchas actividades de aventura verdad?

Sí, desde escalada, pistas de distintos deportes, carreras de bicicleta, rafting en aguas bravas, tirolesas, etc.

El 26 de julio cada país mostraba su cultura en la cual se presentaban comidas, danzas y costumbres. Fue un hermoso intercambio cultural. Ese mismo día a la tarde noche nos juntamos en el escenario central e hicieron una presentación de “Broadway Disney “, fue hermoso porque la mayoría de las personas cantaba o seguía el ritmo de la canción.

Todo los días se hacían las celebraciones religiosas correspondiente a las religiones que había, no era obligatorio ir pero cuando fuimos fue re lindo porque ves que aunque no seas del mismo país y no tengas la misma lengua creen en lo mismo y por otra parte también conoces las otras religiones que hay.

Lara pasó los últimos dos años ahorrando para este viaje, su mamá Roxana Prieto, nos contó lo sacrificado pero a la vez motivante que fue ir guardando cada ocasión de regalo para el ahorro del viaje, incluso, todos en la familia se propusieron hacer trabajos extras para lograrlo. Permitirle viajar generaba algunas dudas que se fueron disipando al conocer los detalles de la organización, incluso permitía a las familias seguir todo el evento en vivo y directo desde sus  celulares.

“Ver tantos jóvenes reunidos tratando de dejar como ejemplo al mundo que la no violencia es posible, que los valores que aprendieron en sus grupos trascienden barreras culturales, religiosas y haciéndose responsables de cada decisión, es cuando como padres nos sentimos bendecidos de tener un hijo scout”

Participaron 45000 jóvenes de 142 países, imagino que pudiste conocer mucha gente?

Muchas veces tuvimos que esperar muchas horas para subir a las actividades, en ese tiempo de espera te hacías un montón de amigos y muchas veces el lenguaje no era un impedimento, otras veces sí, aunque para eso te sirve el traductor.

Y después de tantos días ahí viviendo esa experiencia, qué rescatas, cómo fue la despedida?

Saber que todo se había terminado tan rápido te daba emoción y a la vez nostalgia porque habíamos esperado mucho tiempo para llegar ahí, así que ese día muchos países empezaron a desarmar el campamento para que después de la ceremonia final, cada uno volviera a su destino. La fiesta fue hermosa con espectáculo de bailes, luces, fuegos artificiales, música, palabras alusivas que indicaban que dicha aventura había llegado a su fin. Si alguien me pregunta si es un experiencia que volvería a vivir le diría mil veces que si.

Si tu puedes vivir esto juro que no te vas arrepentir porque nunca se te olvidará!.