En esta nota le vamos a dedicar el espacio a esa maravillosa capacidad de relacionarnos con otras mujeres que nos hacen más linda la vida, nos alivian las tristezas y nos alegran los días!. La AMISTAD nos brinda a las personas una hermosa posibilidad de construir vínculos tiernos y poderosos, que nos enaltecen, nos enriquecen y por supuesto nos hacen más felices.

Desde que nacemos vamos cosechando amigos, algunos muy fugaces, otros perdurables. Pero para las mujeres, las amigas ocupan ese lugar en el corazón donde están las personas más importantes, de las que no nos olvidamos y por las que deseamos las mejores cosas… Nos ponemos mal cuando una amiga está pasando un momento difícil y nos estalla el corazón de felicidad cuando está disfrutando de lo que deseaba profundamente.

La vida nos va enseñando a rediseñar ese vínculo, aprendemos a sortear la distancia, aceptar las diferencias ideológicas, integrar las familias, los diferentes trabajos, situaciones socio-económicas, soledades o apoyos diversos…. Nada de eso opaca el cariño que se ganó una amiga que está en nuestro corazón. Nada puede dañar ese vínculo construido con buenas bases.

En lo personal, tengo amigas de edades diversas, con tonos de piel diferentes, tamaños corporales variados y de distintos lugares geográficos. Tengo amigas que veo más seguido y aquellas con las que es difícil encontrarnos físicamente. Amigas que conservo desde la infancia y adolescencia y otras que fui conociendo en la vida.

Puedo charlar con algunas de trabajo, con otras de política y con otras de espiritualidad; la mayoría ni siquiera se conocen, más que por mi propia intermediación…. Admiro a cada una en su peregrinaje, algunas pareciera que la vida le resulta más sencilla y a otras les cuesta cada paso que da. Hay con quienes compartimos las mismas ideas y con quien no podría convivir jamás. La que eligió un modo de vida austero y de trabajo mancomunado y la que diariamente se da los gustos que cree merecerse por sólo existir! La que tiene un bajo perfil y la conoce poca gente, y la que cuenta su vida en las redes sociales para que todos sus seguidores la adulen….

Tengo amigas con hijos, sin hijos, las que son abuelas o tías…. Separadas, casadas, solteras y en la búsqueda. Las que eligen todos los días qué hacer con su vida y las que hacen lo que pueden, algunas con una salud de hierro, otras con achaques que las tienen preocupadas.

Hay amistades tan diversas como personas en el mundo, creo….

Pero esto que hoy cuento yo, es lo que comúnmente nos pasa a casi todas. La vida no sería lo mismo sin el valor de la amistad, sin las palabras y los abrazos de esas personas que tanto queremos.

Con el tiempo también aprendí a hacerme amiga de mí misma, a comprenderme en los tropiezos, a perdonarme los errores y practicar el incentivo en mis caídas…. Con los años fui aceptando que no todo tiene explicación, que a veces las señales sólo se sienten y que las cosechas vienen de mucho transitar.

Ser mi amiga me permitió criticarme menos, valorarme más y confiar en lo que voy caminando!

Feliz de celebrar la Amistad….. Feliz día para Todas!

Recordá que podés compartir lo que sentís o hacernos una consulta a valegazzoni@gmail.com