Para seguir con nuestra línea de reproducción por esqueje, en la que veníamos trabajando, esta vez les comentaré cómo hacer multiplicación vegetativa de cactáceas, las que llamamos “pencas”. En realidad, cactus, penca y otras acepciones son especies de un género muy especial, dado que en su mayoría han remplazado las hojas por espinas. Se trata de plantas que viven naturalmente sin asistencia externa en zonas áridas y secas de nuestro país. Por ello, en su adaptación, mantienen la humedad en el interior de sus tallos y las hojas, para evitar perder energía respirando, se han convertido en espinas. De ese modo también se defienden de sus depredadores naturales.

Estas pequeñas y originales plantas, están en voga en las ventanas y galerías de casi todas las casas de decoración, y muchas veces encontramos en casa de alguna amiga, una que nos encanta y que no conseguimos en el vivero. Vamos a ver cómo hacer otra planta a partir de ésta.

Lo primero es seguir el tallo hasta la base, donde se afina y se une con la planta madre.

Allí realizamos el corte, siempre tratando de que el  mismo sea lo mas lineal posible y que quede la menor superficie posible expuesta.

Ahora, a diferencia de las veces anteriores, vamos a dejar esta parte nueva en un lugar seco hasta que la zona cortada se seque formando una fina película. Esto puede demorar unos 10 días.

Recién ahí la plantaremos en una nueva maceta, que en su sustrato tenga al menos un 25% de arena.

Luego llevaremos esta planta a una zona cálida de la casa, con buena aireación, hasta que veamos que está realmente bien prendida y en ese momento recién podemos ponerla al exterir, a sol pleno con riego cada 7 días.

Es hora de poner manos a la acción y me contás que tal te salió.