Es difícil definir el sentido de la belleza, lo más lindo de esta ciudad para vos, puede que no sea lo mismo que para mí, definitivamente.

Por eso me decidí a encontrar aquellos detalles que son casi imperceptibles a la vista pero que están ahí, a la vuelta de tu casa y aunque hayas pasado miles de veces no te detuviste a observar lo hermoso que son.

Colores que se destacan en el paisaje, detalles de buen gusto (discutible), acá me permito aclarar que no siempre lo sofisticado está de moda, hoy la tendencia en decoración la marcan los detalles rústicos casi improvisados y déjame decirte que quedan muy lindos, aportan un poquito de calidez y están al alcance de todos los bolsillos.

Casi te diría que son una excelente excusa para reciclar algunos objetos, arremangarse y ponerse manos a la obra. De paso activamos nuestro lado creativo, nos olvidamos de algunos problemas, dejamos de lado un ratito el celular y hasta podemos compartir con nuestros hijos un momento único.

Les voy a mostrar algunas cositas que encontré casi sin querer y que cada vez que las veo me ponen a pensar y me sacan una sonrisa… ¡que lindo es ir por ahí viendo cosas lindas!
Te invito a descubrirlas en vivo y en directo.