En poco tiempo se convirtió en un verdadero “best seller cordobés” que concitó la atención de los libreros locales por la demanda y las repercusiones del público.

“Las Biencasadas” habla de esa curva de la vida en la que los hijos crecen, los padres maduran, las mujeres se plantean la relación con sus maridos y viven situaciones de quiebre para empezar una nueva etapa”, destaca la reseña. La novela se concentra en la intimidad de cinco mujeres unidas por la amistad y en la que hay lugar para las traiciones, la violencia o la infidelidad. La trama transcurre en la Córdoba actual, lo que le otorga un fuerte arraigo cultural y la fácil empatía con los personajes.

Simple….sencilla pero con una fuerte personalidad que la muestra decidida, segura, imponiendo su elegante presencia y con un estilo verborrágico propio de su profesión de abogada con más de 30 años de ejercicio nos encontramos con Cocó Garzón la autora de este éxito editorial.

La escritora amablemente tuvo la deferencia de charlar con “Épicas Mujeres” minutos antes de una nueva presentación de su libro en un importante centro comercial de la ciudad de Córdoba invitada por la librería Quade de la mano de Ensamble Cultural.

Cómo son las mujeres de hoy…

Las mujeres estuvimos relegadas históricamente, yo no creo que seamos mejores que los varones ni mucho menos, sino creo que nosotras tenemos otras capacidades y al habernos mantenido como en las trincheras lo cual significa que estábamos en la lucha pero no se nos veía la cabeza, ahora podemos darnos el lujo de mostrarnos y está muy bueno que nos empecemos a reconocer.

La actitud en general ha cambiado

“Yo también puedo” y de eso se trata. Ser una convencida de que se puede. Cuando uno elige algo tiene que saber dos cosas primero que se puede y segundo que hay que pagar un precio para tenerlo y que si uno está dispuesto a pagar ese precio adelante nomás.

Cómo surge esto de escribir?

Yo fui abogada durante más de 30 años trabajaba mucho, era una apasionada del trabajo como abogada y paralelamente con mucho esfuerzo siempre hice actividad privada y tuve la obligación de demostrar que, a pesar de tener hijos, a pesar de tener una casa, a pesar de tener un marido: yo podía. Mis suegros y mi madre eran grandes o sea que tampoco me podían ayudar mucho y bueno siempre tuve suerte, porque Dios cuando cierra una puerta abre una ventana, así que tuve gente trabajando en mi casa que me cubrió las espaldas. Cuando hice todo lo que tenía que hacer, cuando mis hijos fueron grandes, cuando yo estaba estabilizada a nivel personal y tuve la libertad que da la madurez esto de escribir empezó como un mimo. Yo, cuando estaba en mi casa, controlaba tareas, llevaba chicos al dentista, al fonoaudiólogo o tenía reunión de escuela y de pronto… ya no tenía nada para hacer, entonces empecé esto como un homenaje a mis amigas y se convirtió en una novela que nada tenía que ver en los hechos, pero sí en los sentimientos.

Un homenaje a la verdadera amistad…

Yo siempre he tenido muy buenas amigas. He aprendido que cuando las tristezas se comparten se alivianan y cuando las alegrías se comparten se magnimizan, es algo que tenemos nosotras las mujeres, es un privilegio de este género. Nosotras nos desnudamos con el otro.

A diferencia de los hombres…

Los hombres hablan de fútbol, de política en la medida que estén de acuerdo para no pelearse, de fútbol de nuevo, de mujeres, de fútbol, de autos, de fútbol, de plata…..de fútbol entonces estos son temas en general, porque yo hablo en general, que no hay un desnudamiento personal. Eso tiene una ventaja y una desventaja: nosotras nos desnudamos eso hace que hagamos vínculos más profundos con la otra y también hace que tengamos decepción y suframos. Cuando una nos traiciona se sufre, pero en general una no se equivoca.

La amistad se potencia con los años, después que terminamos de criar a nuestros hijos empieza como otra etapa de la amistad…

Hay dos cosas: uno tiene más tiempo y segundo ya aprendiste que hay cosas que sólo se conversan con otra mujer. Uno cuando inicia una pareja tiene la fantasía de que el otro va a sentir, vivir y va a pensar lo que nosotros deseamos que piense, sienta y haga. Cuando uno tiene una pareja estable desde hace muchos años- yo estoy casada con el mismo hombre hace 34 años es mi único marido…no va a haber otro…ya está…( y se ríe pícaramente)- pero yo sé, que para mí es un apoyo y es un sostén y es alguien que me baja a tierra,  entonces yo sé lo que puedo hablar con él, en las cosas que es mi socio incondicional, pero hay cuestiones que no sé si las entendería o las dimensionaría o tendría la grandeza de ponerse a pensar, en cambio una amiga se sienta y se pone a pensar en tu problemática y te dice como le fue a ella o que le pasa algo similar, entonces vos no te sentís tan sola y piensas no es que yo este loca sino que nos pasa a todas.

Hoy la mujer se anima a expresarse ante todos no tan sólo con amigas…

Estamos más desprejuiciadas a la hora de contar cosas que quizás nuestras abuelas o nuestras madres no se animaban a decir vaya el ejemplo del maltrato. Antes la mujer los sufría en silencio porque la sociedad iba a decir que estaba loca o se lo merecía o que le gustaba algunas de esas barbaridades que hemos oído en las mesas de nuestras casas y bueno ahora no solamente nosotras decimos NO sino que bajamos esa línea a nuestros varones. Si mi Papá le pegaba a mi Mamá ¿por qué yo no le voy a pegar a mi mujer?, en cambio hoy mi hijo varón sabe que si le pone una mano a mi nuera le va a costar caro en especial conmigo, entonces su papá no le pegaba a su mamá y su mamá lo mata si le pega a su mujer, entonces todo va cambiando…

Qué opinión tiene con respecto a este actual debate nacional sobre la despenalización del aborto?

Yo lo tengo muy claro, desde que empecé mis estudios de derecho, creo que cada uno debe defender sus derechos. Uno tiene derecho a que se respeten sus derechos, los suyos, y aquellos que no tienen voz para gritar sus derechos, aquellos que no pueden elegir un abogado para que peleen por ellos, aquellos que no votan, esos, deben ser protegidos por el resto de la sociedad. Yo creo que tengo derecho a elegir mi maternidad y esa es una opción exclusiva de la mujer antes de que exista un tercero. Más allá de cualquier connotación religiosa ya la ciencia lo ha dejado bien claro que hay vida a partir de los 7 días de la fecundación, por lo tanto, una vez que hay vida…el derecho a la vida está por sobre todas las cosas. Yo cuando oigo la gente que defiende el aborto pienso que gente afortunada, mira que suerte que han tenido todos que sus madres no pensaron como ellos y hoy puedan gritar por una idea. Eso lo he tenido siempre en claro. Nosotros tenemos que discutir como sociedad lo que queremos, defender los valores, para los casos extraordinarios están los jueces.

Ser abogada, te ha dado las herramientas para ser la mujer que sos ahora…

Sí totalmente. Yo competía con varones mientras me dolían los pies porque llevaba tacos altos tenía hambre porque estaba a dieta así y todo competía.

Contanos cómo es esto de “Las Biencasadas”?

“Las Biencasadas” es una novela de ficción, las historias son inventadas, los ingredientes pueden ser distintos pero los sentimientos son sacados de la realidad y creo que esa es la razón por la que este libro pegó. Y pegó porque la que lo lee se siente identificada en algún punto, con algunos de los personajes o con todos.

¿Te llevó mucho tiempo escribirlo?

Sí, porque yo trabajaba. Tardé como tres años y pico. Yo no creo mucho en la inspiración, en las musas creo en el rigor, en el ponerse a trabajar y así empieza a suceder una cosa y después otra.

¿Esperabas esta respuesta del público?

No. Yo iba a hacer una tirada corta y la iba a regalar a mis amigas. Y la primera sorpresa fue cuando el editor creyó en el libro, por eso me dijo que íbamos a hacer una tirada más grande. Es difícil escribir desde Córdoba y que la gente se entere, la proyección es complicada, transponer las fronteras.

Podés conseguirlo a $320,- en las librerías de Córdoba.