Ser mujer es una tarea bastante complicada en estas épocas, debemos estar a la altura de los estándares esperados, ser buenas esposas y madres y además ayudar al sustento de la familia. Y ni hablar de muchos casos donde debemos mantener a toda nuestra familia.

Las mamás nos encontramos con la difícil tarea de trabajar sin descuidar a nuestros hijos y generalmente no es una fácil misión. Si no contamos con un trabajo que nos permita tener tiempo para nuestros hijos entonces deberemos rebuscarnos con alguna tarea que nos genere ingresos y que podamos realizar en forma independiente.

Por suerte las mujeres hemos aprendido a ser muy creativas y valientes a la hora de afrontar nuestra situación y vencer algunos prejuicios de la sociedad y de a poco vamos creando redes que nos permiten alcanzar ciertos objetivos.

La especialista:  Joanna Price (Vicepresidente de Comunicaciones Estratégicas de The Coca-Cola Company, con sede en Atlanta)

 Habló sobre “el efecto multiplicador de empoderar mujeres” y dijo esto en un evento que la firma organizó en Buenos Aires para lanzar un nuevo programa:

Más allá de las diferencias según el país del que se trate (en algunos el 70% de los socios de Coca-Cola en pequeños negocios está conformado por mujeres, mientras que en Europa y América del Norte, el número ronda el 30%), según Price, lo que es común a todas las mujeres en la cadena de valor en todo el mundo, es que “siguen enfrentando barreras todos los días”. En este sentido, la oradora identificó tres áreas de desafío relacionadas con la falta de acceso a capacitación en gestión de negocios, servicios financieros y activos y redes de pares y mentores.

“Las mujeres no solo son esenciales en la construcción de comunidades prósperas, sino que también representan uno de los mayores estimulantes de desarrollo económico mundial”, sostuvo Price. Y agregó: “Los proyectos de inversión social orientados al empoderamiento de la mujer representan una verdadera oportunidad para crear valor social y económico. Cuando las mujeres son exitosas y escalan dentro de la comunidad, ésta prospera y se vuelve más sustentable.”

Este último año se pusieron de moda las Ferias comunitarias donde un grupo de emprendedores y artesanos se juntan para compartir gastos de alquiler de un salón y muestran sus productos a los visitantes durante algunas horas.

De esta forma se hacen conocidos y aprovechan las visitas que generan los demás emprendedores para mostrar y vender su propia producción.

En la mayoría de los casos las emprendedoras son mujeres y los productos son de su propia elaboración o bien agregan un plus a productos adquiridos para la reventa.

Iniciarse en el mundo comercial no es tan sencillo como parece, se necesita aprender, observar, modificar y por sobre todo perseverar!

La psicóloga especialista en mujeres Daniela Méndez comenta lo siguiente: “Cuando una mujer trabaja en si misma con constancia a través de terapia, consultas o cursos…puede mirarse con más amor, valor y honestidad y esto se traduce en avances concretos:

Se hace más responsable  de sus elecciones. Comienza a valorar más los recursos que tiene en si misma y en su vida real aprovechándolos para ponerlos al servicio de sus deseos y su felicidad;

Mira su potencial y se concentra más en aprovecharlo que en sufrir por aquello que le falta; lo que quiere y no tiene todavía, va buscando la manera de conseguirlo respetando sus posibilidades y ritmos;

Se compara menos con otras, en consecuencia, rivaliza menos con otras mujeres, tiene vínculos más profundos y reales con las mujeres de su entorno;

Se convierte en una mujer más realista comprendiendo de a poco que la felicidad no depende de una vida “perfecta” si no de cómo ser lo más plena posible con lo que tiene, elige y crea cada día.”

Fuente: www.mujeresemprendedoras.cl

Muy pronto habilitaremos una columna de consejos para emprendedoras donde les iremos mostrando tips y herramientas para crecer y aprender. No se lo pierdan!