Como mujeres que somos, inquietas, distintas, cambiantes, podemos tener diferentes posturas respecto a un tema. Marzo es el mes que internacionalmente se dispuso para que reflexionemos sobre los derechos de la mujer, por eso es importante que paremos un minuto a pensar: y yo qué opino de esto? Cómo me siento? Cuál es mi realidad?

Y mucho más importante que eso es detenerme a pensar: qué opinan las demás mujeres? Cómo se sienten? Cuál es su realidad?

Porque a veces nos olvidamos de que somos seres sociales, que vivimos en manadas y a pocos metros de mi casa vive una mujer que no tuvo mi suerte, que sufre y que necesita ser escuchada.

El jueves 8 de marzo se realizó una convocatoria a todas las mujeres, donde un grupo de profesionales plantearon las problemáticas que se viven aquí en Monte Cristo.

De la mano de Paola Albornoz (Asistente Social), Virginia Reche (docente de nivel inicial) y Silvia Balter (Psicóloga, especialista en dinámicas familiares) comenzó la jornada con mucha información clara, amena, cercana que nos invitaba a contar experiencias y a conocer cuáles son nuestros derechos vulnerados.

La jornada fue pasando de la información a la reflexión, se contaron las experiencias de los profesores de actividades físicas/recreativas más convocantes y cerraron la jornada 3 shows musicales (Flor Escobedo, Miguel Díaz y Pablo Quinteros) mientras que a un costado del escenario la artista plástica Marianela Ramirez realizó una obra en vivo y algunas/os adolescentes pintaban pancartas.

Por eso y porque siempre vale la pena la reflexión desde Épicas Mujeres queremos felicitar a Viannella Lescano, sus hermanas, amigas, vecinas y familia que tomaron la iniciativa de plantear este evento social de debate y encuentro.

Porque lo más importante no es pensar diferente si no pensar juntas. Encontrarnos, mirarnos a los ojos e involucrarnos sin miedo, sin vergüenza.

La mayor virtud de nuestro género es la capacidad de crecer en núcleos de apoyo. Jamás perdamos esa sana costumbre de apoyarnos en la otra y jamás dejemos de ser comprensivas, atentas y piadosas, eso nos hace más mujeres que nunca.

Celebremos ser mujeres en 2018.