El logro puede aprenderse. Es como un músculo que, si lo ejercitas, te permitirá afrontar todos los retos que te plantee la vida y conseguir así tus objetivos.

Bernard Roth, es un profesor de la Universidad de Stanford y ha alcanzado fama mundial por sus ideas y métodos innovadores.

La creatividad o las habilidades de comunicación son herramientas eficaces para llevar a cabo transformaciones positivas en nuestra propia vida y crear los hábitos que nos permitirán disfrutar de una existencia más plena, provechosa y satisfactoria.

En una apasionante exposición, ilustrada con numerosos ejemplos y reforzada con ejercicios prácticos, Roth muestra cómo, si logramos liberarnos de los problemas que se interponen en nuestro camino y que a veces nos impiden alcanzar nuestro máximo potencial, obtendremos la confianza necesaria para realizar por fin aquellas cosas que siempre hemos querido hacer.

En su libro: “El hábito del logro” describe  cómo pensar creativamente y alcanzar aquello a lo que aspiramos en nuestras vidas.

Aquí te mostramos 2 de los pequeños cambios que Bernard sugiere para cambiar tu vida:

1- Cambia el PERO por Y, es probable que algunas veces te sientas tentada a decir: “quiero hacer ese curso pero tengo poco tiempo”. En su lugar deberías decir: “quiero hacer ese curso y tengo poco tiempo”. Cuando utilizas la palabra pero creas un conflicto, a veces una razón, que en realidad no existe. Es decir, puedes hacer el curso aunque tengas poco tiempo, sólo tienes que encontrar una solución. Cuando utilizas la palabra “y” obligas a tu cerebro a procesar ambas partes de la frase.

2- Cambia “tengo que hacer” por “quiero hacer”. Roth recomienda un ejercicio sencillo: la próxima vez que pienses “tengo que”… cambia por quiero.

Ambos cambios se basan en un componente clave de la estrategia de resoluciñon de problemas llamada pensamiento de diseño. Cuando utilizas esta estrategia, desafías a tu forma automática de pensar y puedes percibir las cosas como realmente son.

Cuando utilizas un lenguaje diferente puedes recatarte de que un problema no es tan dificil de resolver como parece y que tienen más control sobre tu vida de lo que realmente crees.

Fuente: elclubdeloslibrosperdidos.org