Una de las lecciones más importantes que nos deja esta cuarentena es comprender lo que nos pasa internamente. Soy una enorme admiradora de la naturaleza, defensora de la vida y quiero, como muchos vivir en un mundo más respetuoso y más conectado con lo esencial.

En mi vida me tocó desaprender muchas veces… y comprender que “nuestra personalidad y conducta” es la suma de miles de experiencias y mandatos que van entrando en nuestra cabeza a lo largo de la vida. Mi primer golpe, porque así se vive, fue con el amor. Desaprender que el príncipe azul no existe, que la media naranja es un mito, que no hay un alma gemela si no un mundo de posibilidades diversas dónde las opciones son enormes y la fórmula perfecta no es tal, reinventamos el amor a medida que crecemos juntos.

El segundo golpe fue, darme cuenta que ser rico no tiene que ver con ganarse la lotería, recibir una herencia o trabajar incansablemente toda la vida como si fuésemos esclavos.

La maternidad fue, quizá el golpe más grande… uffff, ese no me lo esperaba. Cuantas ideas equivocadas tenía dentro de la cabeza y tuve que desaprender.

Y El último golpe de des aprendizaje fue, precisamente, ser emprendedora… tuve que liberarme de muchas creencias equivocadas para mi “yo actual”. Creencias que ya no me sirven, no me funcionan.

De eso se trata desaprender… SOLTAR aquello en lo que creíamos como verdad absoluta, las bases de nuestro pensamiento, que inconsciente mente manipulan nuestra conducta.

No es fácil, requiere paz interior, paciencia, perdonarnos y aceptar que para evolucionar, para ser un ser mejor, debemos indefectiblemente CAMBIAR y el cambio no es malo como nos enseñaron alguna vez. Cuántas veces escuchaste: “Yo soy así y qué!”. “Así soy yo, al que no le guste que mire para otro lado!”. NO se trata de la opinión de otros, ojo. Se trata de permitirnos equivocarnos, de aceptar que lo que pensamos hace un año quizá ya no nos identifica… hemos cambiado, hemos crecido y queremos pensar diferente. Sacarse la mochila del qué dirán los demás si ahora cambio de opinión es LIBERADOR, al final de cuentas, los demás olvidan rápidamente, pero yo vivo toda la vida con mis creencias, convivo con mis pensamientos y sufro las consecuencias de mis conductas.

Te invito a desaprender una vez más… el mundo que conocíamos debe cambiar. Las cosas que creíamos, hace 20 días, como importantes… ya no lo son. Busquemos por fin en nuestros trabajos, en nuestras actividades “propósitos” que nos lleven a contribuir con un mundo mejor. Hay muchas personas que ya lo están haciendo, el mundo ya está cambiando, depende de nosotros avanzar con ellos o quedarnos atrás con el resto de las personas que tienen miedo de aceptar el cambio.