Finalmente llegó la esperada primavera y es el momento en que empezamos a disfrutar, más a menudo, los espacios verdes. Suele suceder, que luego de un crudo invierno, nuestros jardines se encuentren un tanto “abandonados”, se hayan muerto algunas plantas y nos demos con un pasto seco  o “yuyos” muy altos.

A no desesperar amigas y nada de salir corriendo a comprar la primera planta con flores que vemos por ahí. Antes de empezar a plantar a flores, por el solo hecho de ver llenito el jardín, debemos saber bien: ¿qué plantas se adecuan mejor a cada sitio?. Recuerden que las plantas, por algo están “plantadas”, no son muy amigas de deambular por muchos sitios. Si bien, es cierto que, a veces, necesitamos reubicarlas para que nos den su mejor potencial, ellas están fijas a un sustrato, y eso, nos indica que deben moverse lo menos posible.

Hoy vamos a hablar de la decoración con plantas autóctonas. En la naturaleza hay muchísimas plantas, de diversos estratos, que son maravillosas ornamentales y que no las utilizamos, simplemente, porque se nos pasaron de largo.

Por ejemplo un arbusto alto de hoja bipinada, con una flor hermosa, es la “lagaña de perro”, que si lo manejamos bien puede ser un arbolito de porte bajo. Esta fabácea, es muy resistente a las altas temperaturas, como al déficit parcial de agua.

Foto de Jesús Pérez www.faunayfloracastillejadeguzman.blogspot.com

Otro muy bonito, de hoja pequeña con bordes aserrados y un color tendiente al morado, que acompaña perfectamente una línea divisoria es el “moradillo” que también nos da flores maravillosas y es una planta rústica que anda muy bien en toda la zona central del país.

Foto: arbolesdelchaco.blogspot.com

También tenemos la Lantana, que posee una hoja dura, pequeña y sus flores son un ramillete en tonos anaranjados, también en violetas.

Foto: www.lowes.com

Yéndonos a un porte más rastrero podemos contar con infinidad de plantas carnosas, que poseen tonalidades grisáceas a azuladas, y que requieren poca agua, suelos más pobres y que cuando florece nos sorprenden con su belleza.

Así que ahora a pensar un poco en qué es lo que más disfrutaremos de nuestro jardín y a poner manos a la obra para embellecer la vista y los espacios de uso común.

¿Te animás a enviarnos una foto del antes y el después de tu jardín?

Foto: estanciaelterron.com.ar