Muchas personas tienen esta sensación o pensamiento de que a los niños de este tiempo les faltan límites, que los dejamos hacer lo que quieren. Que les preguntamos demasiado o consideramos sus opiniones como un derecho que no debería otorgárseles.

Escucho esas y otras frases similares muy frecuentemente en las consultas, pero lo que más surge en las charlas, es la duda de los papás con niños y adolescentes que están verdaderamente confundidos acerca de los límites, las estrategias de crianza, las tareas, etc.

Ya mencionamos otras veces que “los límites son necesarios”, son el marco de referencia en el que se desarrolla la dinámica familiar, en donde un niño puede desenvolverse con tranquilidad. Y por lo tanto, son construcciones que pueden ir variando, charlándose, mejorando, pero no pueden extinguirse. Un niño que no sabe a qué hora hay que comer, o levantarse, o qué ropa ponerse, es un niño que se estresa y se frustra fácilmente. Por qué? Porque demasiada libertad de decisión para una corta edad, los vulnera y termina siendo una exigencia. Los niños necesitan descansar su pensamiento y ocuparlo en los juegos y en aprender.

Entonces puede parecer que un niño respetado en sus tiempos y en sus necesidades, es un pequeño monarca que decide lo que quiere y cuándo lo quiere…. Pero no es así, todo lo contrario….

La Crianza Respetuosa implica conectar y escuchar a los niños en sus necesidades para ser ese amparo imprescindible que les brinda seguridad y atención. Por lo tanto, nos exige como padres estar muy bien parados para saber hasta dónde y en qué momento se avanza en algunas cosas y no en otras. Es un trabajo de los adultos, como siempre digo, conocer, aprender y ser el sostén de nuestros hijos. Mostrar lo que sí y lo que no, ayudar en los aprendizajes y ser ejemplo de lo que deseamos enseñar.

Y es esa contención que brindamos, la que nos permite un diálogo con nuestros hijos en lo que se puede y lo que no, lo que es preciso hacer para convivir y lo que necesitamos cada uno como parte de una familia.

A veces nos confundimos mucho como padres entre qué es exigencia y qué es necesario para un psico-desarrollo adecuado. Podríamos, por ejemplo, dividir las edades entre la primera infancia (de 0 a 6 años) y el niño de 7 a 11 años que ya puede sentirse más capacitado para realizar tareas.

De allí, estaremos atentos a la edad de cada niño y sus posibilidades. En la vida familiar siempre hay mucho por hacer, por ende que los hijos colaboren en las tareas del hogar es esencial. Enseñamos primero, claro, e incentivamos para que puedan llevarlo a cabo.

Hay actividades que son muy importantes, como ordenar su habitación, su cama, sus pertenencias, sus juguetes, levantar lo que van usando, etc. Es un modo de generar hábitos que le sirvan para la vida. Por ejemplo, cómo le explicamos que no tire papeles en la calle si en casa está permitido? O si ve que los papás lo hacen?

La crianza de hoy nos está pidiendo que seamos responsables y activamente partícipes de transmitir a los niños que cada rol en la vida tiene importancia. Que acorde a su edad, puede ocuparse de sus cosas, ayudar a otros y proponer ideas en el hogar.

La propuesta de una Crianza Respetuosa nos llama a ser íntegros, con los niños que llegan a este mundo y con lo que ellos pueden brindarle a la sociedad que estamos construyendo. Implica límites claros y acordados, familias comprometidas en escucharnos y hablarnos bien. Niños que se animen a ser partícipes, que no les dé miedo colaborar y que se sientan útiles al hacerlo.

Nada más lindo que vivir en un ambiente limpio, bonito y en donde nos sentimos importantes. La vida cobra más sentido si podemos participar de ella. Por lo tanto, la Crianza Moderna, nos llama a ser cada día más conscientes de los tesoros que recibimos al ser “criadores” de las nuevas semillas de la humanidad, y eso está muy lejos de creer que un niño desplegará sus talentos en el caos de un “sin-límites” insostenible.

Recuerden que pueden enviarnos sus comentarios o consultas a valegazzoni@gmail.com o a info@epicasmujeres.com.ar, me encantaría ayudarte en esta dificil tarea de ser madre.

Que tengas una linda jornada….

Hasta la Próxima!