En esta ocasión tocaremos un tema primordial para mi persona, el 27 de Septiembre se conmemora el día de la conciencia ambiental en Argentina, se debe a que fallecieron muchas personas a causa de un escape de gas cianhídrico en la localidad de Avellaneda. Por eso se creó la ley  24605 en el año 1995 declarando este día como “día de la Conciencia Ambiental!.

Conciencia Ambiental, de qué hablamos cuando nos referimos a ella?, creo que es un conjunto de palabras de gran peso, por un lado la Conciencia, esa que es testigo de cada acto que realizamos a diario y  Ambiental, palabra que engloba tantas cosas súper importantes y que, muchas veces, dejamos pasar de largo.

Considero que al hablar de conciencia ambiental, estamos llevando una profunda pregunta hacia el interior de cada ser que habita esta tierra, tener claro la cantidad de acciones contaminantes que realizamos a diario y que van más allá de arrojar un papel en la vía pública (allí entra en juego la educación de cada ser) o de quemar hojas en días de viento.

Creo que hoy debe ser una prioridad en la conversación de la mesa de cada hogar, tener en cuenta lo importante que puede llegar a ser nuestra intervención en el cuidado del mundo que nos rodea. Informar desde pequeños a todas y todos los miembros de la familia, que existen recursos agotables y que estamos próximos a que llegue su fin; que podemos cambiar mucho cuando decidimos tomarnos el trabajo de reutilizar algo que iba a ir a la basura, al elegir compostar o tener nuestra propia huerta. Es hora de tomar conciencia, de cuidar cada paso que estamos dando, de mirar el ejemplo que damos en nuestro accionar cotidiano, de mermar los usos desmedidos de recursos naturales.

Son tiempos muy duros, sobre todo para el planeta, logremos hacer que el movimiento de las alas de la mariposa, genere torbellinos al otro lado del mundo; todo, absolutamente todo suma, es nuestra decisión elegir ser parte de la formación de un mundo mejor.