Los pies son la base de nuestro cuerpo, ellos son los que soportan todo nuestro peso y nos permiten desplazarnos. Por eso no es extraño que suframos dolores. La elección del zapato correcto no es sólo una cuestión de diseño, escoger el calzado adecuado es una cuestión muy importante y a la que debemos dedicar el tiempo y esfuerzo.

Para poder elegir el calzado ideal, debemos conocer nuestros pies! Fundamental! Si tenemos algún problema de pies planos, tendencia a callosidades, traspiramos mucho, etc. Todo esto nos permitirá tomar una decisión correcta.

Elijamos el zapato que más nos gusta, pero tengamos estos tips en cuenta:

  1. Elegir bien la talla, a veces nuestro número no se corresponde con la horma del zapato y si no los probamos en ambos pies, no sabremos a ciencia cierta si serán cómodos.
  2. No nos deben quedar apretados, no importa que el vendedor nos diga que después se estiran, eso es relativo y podemos cometer el error de comprar unos zapatos que nos provoquen mucho dolor.
  3. Si los usamos con medias, siempre llevarlas para probarlos.
  4. Caminarlos un poco, porque no es lo mismo probarlos en el aire que andarlos y ver realmente si nos permiten movernos con comodidad.
  5. Comprar a última hora de un día con gran actividad. Esto es interesante ya que nuestros pies están hinchados y cansados, asegurándonos que no nos apretarán luego.
  6. Tener en cuenta el comportamiento de nuestros pies. Si sudamos mucho debemos elegir plantillas absorbentes y zapatos que nos contengan ya que la transpiración sobre una base plástica hará que nos resbalemos.

De la misma forma, la elección del calzado variará en función de la ocasión y el uso que se les va a dar. Será fundamental usar a diario zapatos cómodos y que no nos provoquen problemas de salud ni dolencias derivadas en articulaciones o espalda.

 

Los materiales con que estén fabricados los zapatos también serán un factor clave a la hora de elegirlos. Siempre tenemos que optar por calzado elaborado con material de calidad y que garantice la libre transpiración del pie. No debemos escatimar a la hora de comprar zapatos, es preferible tener sólo 2 o 3 pares de muy buena calidad que 20 pares incómodos.

 

Consejos

  • Invierte tiempo en la elección de tus calzados.
  • Si vas a ir a una fiesta el zapato debe contenerte bien el pie para poder caminar y bailar sin caerte y pasar un papelón o tener que sacártelos a la media hora de llegar.
  • El embarazo y sobrepeso harán que tus pies crezcan y, salvo por la retención de agua, no van a volver a su talla original. No continúes apretando tu pie con los zapatos viejos. Prueba con unos nuevos.
  • Mira diferentes estilos y tipos de zapatos que sean cómodos para tus propósitos.
  • Lleva siempre en la cartera curitas y protectores diarios, te pueden salvar para esas ampollas en el talón o los dedos que te provocan los zapatos nuevos. También es útil un pequeño envase con talco de bebé para esos días en que te transpiran mucho los pies.