¿Qué es lo que más te inquieta en tu rol de mamá?

¿Los límites? ¿La conducta de tus hijos? ¿El futuro? ¿El mundo consumista en el que vivimos? ¿Su educación? ¿La relación con papá y mamá? ¿La Tecnología? ¿El bullying?

Estimo que estos y muchos temas más, te preocupan diariamente, y te entiendo porque como mamá también me pasa.

Agradezco a muchos autores y terapeutas que me ayudaron a mejorar en mi rol de maternar, a escucharme en mis fortalezas y debilidades para ir superando cada obstáculo que voy encontrando en el camino.

Elijo revisar lo que vamos viviendo, las herramientas, las sugerencias, lo que creo verdadero, pero sobre todo, lo que los niños muestran. Porque es desde ahí donde podemos volver a mirarnos en cada acción que no nos convence, en el espejo tan claro que son nuestros hijos.

No importa si son grandes o pequeños, nunca es tarde para que el vínculo sea más amoroso, más sano, más nutritivo….

Lo que siempre aspiro transmitir desde este espacio, es que podamos profundizar en nuestro rol de mamá, armonizarnos para tener un mejor vínculo con nuestra historia y con nuestros hijos. Y para eso construimos este diálogo mensual, donde compartimos algunas herramientas y sugerencias que vamos aprendiendo en el camino de la sanación personal. Y poco a poco empezaremos a generar otros espacios de encuentro e intercambio.

Me gustaría compartirles en esta nota, una problemática que aparece mucho en las consultas y en los grupos de charlas: cuánto nos cuesta (por no decir nos enoja) que nuestros hijos tengan actitudes irritantes para nosotras….! Irritantes, tediosas, negativas, que nos exasperan y no sabemos cómo parar…. Y resulta que, cuando profundizamos un poco, son muy similares a las nuestras en otros espacios y salvando las distancias etareas….. 

Qué cosa tan difícil de manejar!

Es que darnos cuenta de que su testarudez, sus caprichos, sus negativas, sus enojos, sus desafíos, todas sus actitudes molestas, también están en mí como persona, suele no ser fácil de digerir….

Pero les aseguro que internalizar esa comprensión de nosotras mismas, nos permite suavizar la dificultad con nuestros hijos. Porque concretamente dejamos de culparlo de sus caprichos, para pasar a comprenderlo y por ende, la situación se afloja……

Entonces, esto nos permite reflexionar un poco sobre las situaciones de otra manera…. Nos preguntamos por ejemplo, ¿qué hay de mí en cada berrinche o exigencia de mis hijos? ¿En qué berrincho como adulto diariamente? ¿Podemos revisar todas nuestras quejas cotidianas? ¿Los enojos? ¿Lo que queremos que salga sólo a nuestro modo y sale mal?

Todas esas actitudes las tenemos diariamente como adultos, como madres, como educadores, como acompañantes de niños en crianza. Porqué debería enojarnos que el niño se encapriche en el súper porque sólo quiere el postrecito “ese” y no otra cosa? Si lo pensamos así, claramente no debería enojarnos, no? Simplemente es ponernos un poquito en su lugar o recordar que hace unos días nos enfurecimos con alguna situación cotidiana: el tráfico, el vecino, el transporte, el trabajo, etc, etc…

Lo que te propongo hoy, es que puedas cambiar el foco de atención: que te mires, te observes, te contemples en cada enojo o reacción que tenés al día. Por más que afuera sea un caos, que tus hijos parezcan imposibles de calmar o que no encuentres las respuestas enseguida. Reconocé en qué cosas te enganchás y explotás, cuánto hay de caprichoso en tu accionar diario, qué tan exigente sos con los resultados que esperás de la vida? Conocerte te da la posibilidad de saber dónde debés poner la intención y el esfuerzo para cambiar, y dónde debés ser más compasiva con vos misma. A partir de mirarte con amor, verás que tu óptica frente a los berrinches y exigencias para con tus hijos cambia rotundamente….. Te aseguro que desde ahí podrás contener y calmar a tus hijos en cada capricho, en cada enojo, en cada desesperación. Ellos notarán el cambio, presentirán tu atención y podrán relajarse también….

No nos olvidemos que: Toda expresión del niño es para manifestar algo, necesita decir o lograr un resultado que no está pudiendo de otra forma. No lo hace en tu contra, es un modo que hay que ir redireccionando por otros más sanos y beneficiosos para ambos!

Es un tema para charlar mucho y seguro le encontraremos un montón de riquezas y enseñanzas. Seguiremos profundizando entonces en este desafío de la crianza…. Para eso estamos diseñando el primer encuentro sobre Maternidad y Crianza de la mano de Épicas Mujeres!

Pronto compartiremos toda la info…

Les dejo un abrazo a cada una.

Hasta la próxima!