Cuando se va acercando el cambio de año, se siente en el colectivo humano, una mezcla de alivio con esperanza. Como si la llegada del año nuevo, nos diera la fuerza para renovar nuestro cuerpo cansado y ese espíritu que posiblemente, no estuvo muy atendido en el ajetreo diario.

Personalmente este 2018 he sentido que la vida se pone cada vez más intensa, que nos pide estar a la altura de las circunstancias. Los altibajos sociales, económicos, educativos, vinculares, hacen que encontrar un espacio de paz mental, sea cada día más difícil. Lo que sucede fuera de nuestra piel, nos influye, nos afecta, mantiene nuestra atención alerta y puede impulsarnos a salir adelante o hacernos sentir agotadas….

He escuchado historias de gran sufrimiento, muchas personas la están pasando mal en nuestro país y en el mundo. La naturaleza está sufriendo. Las crisis planetarias son noticias de todos los días.

Pero desde que “el mundo es mundo”, como dicen los abuelos, existen las dificultades. La vida tiene matices, y hay que aprender a surfear las olas.  No podemos esperar a tener tal cosa, para estar tranquilas, o que nuestros hijos logren no sé qué, para poder relajarnos. La idea es estar en eje, en armonía, en ritmo con la vida, mientras todo lo demás sucede!

Hay situaciones más difíciles que otras, claro. Hay momentos en que el corazón parece estrujarse y sentimos que la fuerza no alcanza. Seguramente cada una tiene su técnica o su fórmula para superar los momentos más duros. Pero, como siempre, las invito a no perderse de vista internamente. Estar atentas con lo que pensamos y sentimos en esos momentos, nos da más herramientas para conocernos en fortalezas y debilidades!

Este tiempo de fin de año suele ser una excusa para hacer balances. Lo que pude y lo que me quedó pendiente. Lo que quisiera alcanzar el próximo año, lo que quiero cambiar, lo que me encantó, etc…

¿Cómo es tu fin de año? ¿Cómo ha sido tu 2018 en general?

¿Qué te gustaría que suceda en el año que comienza?

Les propongo que en estos días, hagan una lista de las cosas, objetivos, sueños, dificultades sin resolver, etc, que sienten que les quedaron pendientes. Léanla atentamente luego de unos minutos de finalizarla, y sientan en lo profundo de su corazón, cuáles de esas cosas son importantes realmente y desean ponerles energía de resolución el próximo año. Las otras, las que no sean tan importantes, simplemente agradézcanlas y déjenlas ir…. Pueden quemar esa lista, o enterrarla en el patio, darle un espacio de despedida internamente y en el exterior también. No se recomienda romperla o tirarla a la basura, pues es como un acto de ingratitud.

En una nueva hoja, bien bonita, quizá de un color que nos guste o con algunos dibujos de fondo, escriban lo que desean para sus vidas en este 2019: en sus relaciones, en lo laboral, en la salud, lo económico, académicamente, todo! Anímense a armar una lista de propósitos y sueños para el año que comienza. Lean y relean esa lista varias veces, puede ser en distintos momentos, luego la doblan muy prolijo y amorosamente, y la guardan en algún lugar cercano, para que algunas veces al año puedan volverla a leer y recordar lo que en este momento se propusieron.

Es común que durante el año nos perdamos en todo lo que tenemos para hacer y nos olvidamos de lo que realmente nos importa. Cada una sabe en su interior, qué es más importante en su vida. Qué está dispuesta a cambiar para lograrlo. Qué necesidades superfluas puede dejar de lado para disfrutar de la vida día a día.

Nadie puede prometerles una vida sin adversidades, pero sí puedo dar Fe de que hay caminos que nos llevan a vivir mejor, mucho más tranquilas, con el corazón agradecido y amando lo que tenemos! Muchas personas lo hacen diariamente y podemos seguir su ejemplo, algunos ya no están en este mundo, pero dejaron sus enseñanzas de alguna manera.

Busquen, no se queden sin saber qué hacer. Anímense a ir por lo que desean, a materializar lo que en sus mentes se imaginan. Ayuden a otras personas a estar mejor, al planeta. Trabajar por el bien común nos engrandece! Y nos da ánimo para seguir….

No lo dejen para después, unos minutos dedicados a uds, a su interior, puede cambiar el día. Y si eso lo multiplicamos, podemos cambiar nuestra realidad!

Que este nuevo año sea una oportunidad para ser más felices!

Las abrazo y nos seguiremos encontrando aquí, con más temas para reflexionar….

Hasta la próxima!

Recuerden que pueden escribirme a valegazzoni@gmail.com