Escrita por: Victoria Minoldo “Asesora de Imagen Holística & Comunicadora Social”

La imagen es la unión entre lo que sos y cómo se lo manifestas al mundo. Todo construye tu imagen personal: tu vestimenta, el tono de tu voz, los movimientos, la gesticulación, la postura, el contacto visual que estableces, la forma de vincularte con otros, tus modales hasta cómo redactás un correo. 

Si sos emprendedora, gestionar tu imagen es fundamental porque ésta se asocia a tu capacidad, credibilidad y confiabilidad. En esta nueva normalidad, debemos tener en cuenta que la imagen profesional también aplica al contexto virtual, ya sea que se trate de videollamadas con clientes o la participación en una capacitación o networking online. Por eso te comparto algunos consejos para construir una imagen profesional de impacto en el mundo virtual:

El maquillaje: puede hacer mucho para resaltar tus rasgos y disimular el cansancio. En videollamadas, tené en cuenta que te vas a ver con menos contraste y color, por ende más “desdibujada” o más pálida. ¡No sos vos, es la cámara! No temas subirle un poco el volumen al maquillaje:

  • Un poco de rubor te devuelve vida y frescura al rostro. 
  • Máscara de pestañas te ayuda a abrir la mirada.
  • El labial/brillo te da el toque.
  • Si necesitás unificar tonos de tu piel, podés usar base o crema con color pero no es necesario en todos los casos. Si querés corregir la zona de ojeras, evitá un corrector demasiado claro respecto a tu tono de piel, porque eso genera un salto de color que no es favorecedor menos en cámara.

El cabello debe estar prolijo y resultarte práctico. Podes usarlo suelto, atado en una colita, trenza o rodete.

La vestimenta: es innegable que este elemento tiene un gran efecto psicológico que hace que nos sintamos más seguras y preparadas si estamos vestidas para un contexto laboral. Para una videollamada o trabajo remoto no necesitamos estar formales como si fuéramos a la oficina o a un evento, ni llevar blazer o pantalón de vestir. Mi recomendación: encontrá una buena camisa, es un item ideal para verte profesional. Te permite estar a la altura de la ocasión gracias a la estructura del cuello y las mangas.

Los colores: los tonos que se asocian a vestimenta profesional son el azul marino, negro, blanco, gris oscuro y marrones. Si optás por diseños con patrones: que sean pequeños y delicados para que no distraigan. Evitá un look todo negro porque puede dar la impresión de que sos una persona inaccesible o muy distante.

Los accesorios: menos es más. Evitá sobrecargar tu look en cámara con accesorios de gran tamaño o de colores demasiado intensos. En el caso de que uses pulseras, chequea que no hagan ruido porque el sonido distrae.

Además, te comparto algunas reglas de netiqueta para tus reuniones por videollamada…

  • Buscá una locación con buena luz, con mínimo ruido y menor cantidad de distracciones visuales de fondo. Es decir, si tenés una pared con mucha decoración y una lisa, siempre elegí la lisa cuyo fondo no distrae.
  • Activá la cámara, la imagen es un símbolo de presencia y profesionalismo. Reducí tu movimiento lo que más puedas para evitar distraer a tus interlocutores.
  • Silenciá tu micrófono cuando no estés hablando para evitar interferencia de ruidos del ambiente o sonidos molestos. 
  • Evitá interrumpir cuando no es tu turno de habla.  Si tenés que participar, podés levantar la mano (es una opción de la plataforma Zoom por ejemplo) o escribir por el chat dependiendo del tipo de interacción que necesites establecer. 
  • Los horarios de comienzo y finalización de reuniones virtuales deben respetarse, tanto si organizas la reunión como si participás de ella. Tené en cuenta que si llegas impuntual a una reunión online puede considerarse la misma falta de respeto que si lo hicieras personalmente. 

Espero que te sirva este pantallazo sobre la imagen profesional en el mundo virtual.

¿Pensaste alguna vez qué dice de vos tu presencia online?

Conocé a la autora de este artículo en: @victoriaminoldo.imagen