Redacción: Virginia Digón

En medio de un contexto social en el que contamos una nueva víctima de femicidio cada 30 horas, casos de violación y/o de acoso en cada rincón del país y otros flagelos que tienen como víctimas a mujeres, la sororidad comienza a multiplicarse y organizarse en distintas ciudades para dar respuestas a estas problemáticas.

Monte Cristo no fue la excepción y es por eso que cuenta con un espacio de “contención, acompañamiento y donde se genera unidad entre mujeres para buscar cambios concretos en la sociedad desde las realidades que se viven a diario”, según indican sus integrantes.

“Queremos una sociedad menos violenta, igualitaria, equitativa e inclusiva desde el respeto y la sororidad como valores principales”, indican en su página de Facebook.

Con entusiasmo y libreta en mano, Fernanda Gatti, Jazmín Larena y Maite Flores contaron a Épicas cómo se formó este espacio y las acciones que realizaron durante 2018 y las que planean para este año.

¿Cómo surgió el Círculo de Mujeres?

El 8 de marzo del año pasado un grupo de mujeres organizó una “Ronda Matera” en la plaza central de Monte Cristo donde convocaron a profesionales de la salud, trabajadoras sociales para hablar sobre distintas problemáticas que afectan a las mujeres que vivimos en la ciudad. También fueron artistas. Luego, en junio, se armó un grupo de Whatsapp cuando estaba en plena discusión la ley del aborto. Empezamos siendo pocas y después llegamos a ser más de 50. De ese grupo surgió la idea de juntarnos para conocernos y ver qué podíamos hacer para generar un cambio social.

¿Cómo fueron esas primeras reuniones?

Fernanda: En las primeras reuniones de los martes, que generalmente se hacen en el bar Taller, contaron historias personales, muchas de ellas relacionadas con la violencia, entonces el grupo funcionaba como contención y acompañamiento. En base a esas historias también fuimos viendo qué podíamos hacer para comenzar a cambiarlas.

Buscamos un nombre que nos defina y se decidió “Círculo de Mujeres” para referir a que nos volvemos a encontrar siempre, que circulamos, que siempre estamos y nos acompañamos.

¿Qué tipo de acciones llevaron a cabo en Monte Cristo?

Fernanda: Una de las primeras intervenciones se hizo en el pub Drei Moon, que es el único lugar bailable de Monte Cristo. Hablamos con el dueño para proponerle pegar carteles con algunas consignas en contra del acoso y abuso y nos dio su apoyo.

Jazmín: En el baño de mujeres pusimos la consigna: “¿Sabés dónde está tu amiga ahora? Acompañala” y también el número para denuncias por violencia, que es el 144. En el baño de hombres la consigna es: “Si ves a tu amigo en una situación que no da, frenalo”. En el pasillo también colocamos otro que dice: “Vestite como quieras, eso no les da derecho a que te toquen” y en la pista: “No es no”.

Fer: Esa acción tuvo muy buenas críticas de las chicas, nos escribieron a la página o subían historias a instagram de las frases y nos etiquetaban.

Jazmín: También hicimos una intervención en el baño de la Terminal de Ómnibus durante diciembre. Fuimos invitadas por un artista que había sido convocado por el cierre de ciclo de la Casa de la Cultura. Ahí tratamos de concientizar sobre el cuerpo de las mujeres, para salir de los cánones de belleza tradicionales. Y en el baño de hombres con otras consignas.

Fernanda y Maite: También tuvo buena repercusión en redes sociales tanto de chicas como de chicos y los carteles duraron mucho tiempo en el baño de mujeres, aunque no tanto en el de hombres.

Fernanda: También tuvimos un stand en el Festival de la Tierra y la Industria e hicimos otra ronda matera el 25 de noviembre por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Fue en la Plaza Sarmiento y hubo músicos y artistas invitados, invitamos a una profesional de la salud para dar una charla sobre educación sexual. También hicimos juegos para niños y una caja donde la gente podía dejar sus respuestas a la pregunta: “¿Sufriste alguna vez una situación de violencia o acoso?”.

Maite: Yo casualmente estaba ese día y cuando hablé con las chicas decidí que era momento de sumarme. Es genial que empecemos a encontrarnos y sumarnos para cambiar la sociedad en la que vivimos. Y creo que más allá de la discusión por el aborto, el foco está en la problemática de la violencia y en dejar de naturalizar este tipo de situaciones.

¿Tienen contacto con agrupaciones de otras localidades?

Fernanda: Sí, con las de Río Primero, Alta Gracia, Santa Rosa de Río Primero y también con el colectivo Ni Una Menos Córdoba. En el grupo grande de Whatsapp, donde se comparte información en general y no sólo de quienes participan en el Círculo, también hay mujeres de Mi Granja, Malvinas y Piquillín.

¿Cómo es su coordinación con el municipio?

Fernanda: Estamos en constante diálogo. Todas las acciones que hicimos en los espacios públicos fue con previa autorización del municipio que nos ha apoyado y también, a través del dispensario. Nos brindaron información sobre métodos anticonceptivos y nos han dado preservativos para repartir en las distintas intervenciones.  Ahora estamos hablando para hacer algo en los Carnavales.

¿Cuál es su propuesta para los Carnavales?

Fernanda: Queremos hacer una acción para intervenir en contra del acoso. Con el grupo de mujeres de Santa Rosa de Río Primero y las chicas de Río Primero trabajamos en conjunto con una propuesta a cada municipio.

Maite:     Buscamos que cambie el punto de vista de lo que es el carnaval, que es un espacio donde la gente va a divertirse, donde hay artistas y que la gente sepa que si las chicas bailan con cierta vestimenta es porque son artistas y están brindando un show y que eso no es motivo para que sean acosadas o manoseadas. Las chicas que van a presenciar el carnaval también sufren situaciones de acoso. Una de las ideas es erradicar actitudes como la de tirar espuma en el escote o debajo de la pollera. Es algo que está muy naturalizado y que incluso lo hacen muchos niños. Sería genial que sus padres puedan concientizarlos para que sepan que eso no está bien, que crezcan con otro pensamiento y que respeten a la mujer.

Fernanda: También buscamos cambiar la elección de la reina teniendo en cuenta que estamos en un panorama donde en muchos lugares del país  se prohíben los certámenes de belleza o se modifican los valores para su elección. Deberíamos poner la mirada en otro lado.

Maite: Proponemos que, en caso de que se siga eligiendo una reina, no se busque un parámetro de mujer perfecta en cuanto a su cuerpo, y que sí se puedan resaltar otros valores como su destreza en el baile, sus ideas, las actividades que hacen, salir un poco de la imagen en sí.

Jazmín: Es un trabajo que va a llevar años de cambio. Nosotros lo planteamos ahora pero es una cuestión a largo plazo y creemos que con el tiempo vamos a ir ganando un poco más de espacio, pero hay que empezar ya porque mucha gente sin saberlo puede estar ejerciendo violencia simbólica.

Se acerca el 8 de marzo, Día de la Mujer. ¿Están planeando algo?

Sí, lo estamos armando. Seguramente será un día antes o un día después para dejar libre ese dia para quien quiera participar de la marcha que se realiza en Córdoba.  La idea es hacer charlas con especialistas aunque todavía lo estamos armando, aún no lo definimos.

Una reflexión final: ¿Qué significa para ustedes el Círculo de Mujeres?

Jazmín: Para mí una idea central es que no hacemos esto sólo por nosotras sino por las mujeres que por distintas razones no pueden hablar.

Fernanda: Es un grupo diverso donde cada una aporta lo que puede o sabe hacer .Somos mujeres de muchas edades (entre 18 y 40 en general) donde hay estudiantes, trabajadoras, profesionales, madres que van con sus hijos.  De acá surgió un vínculo de amistad muy lindo. Para mí las reuniones de los martes son un cable a tierra.

Maite: Es un grupo pensado para generar unidad, no trabajamos desde el odio. La idea es apoyarnos entre nosotras y es un espacio donde están todas invitadas a participar.

>>>Esto pasó el 8M 2018 en Monte Cristo

Seguilas en sus redes: Facebook: @circulodemujeresmc

Instagram: @circulo.de.mujeres