Hace un tiempo me encontré en unos escritos muy bellos con la palabra MaPaternar y me pareció tan bonita, tan exacta, tan completa….. Tan justa para una época en que el acompañamiento del papá en la crianza de los hijos, toma protagonismo, y se convierte casi en indispensable.

De a poco nos fuimos bien-acostumbrando, a ver papás que llevan sus pequeños a todos lados, que cargan bolsos pañaleros de color rosa, que asisten a reuniones de padres de la escuela, que juegan con sus hijas a las muñecas (no sólo al fútbol con los varones), que cocinan y cambian pañales, que pueden levantarse de noche a acunar o bañar a sus hijos tengan la edad que tengan!

Vemos papás yendo al pediatra, consultando sobre útiles en las librerías, comprando ropa para sus pequeños, juguetes, ayudando con las tareas escolares y atendiendo a las necesidades de su familia, con toda dedicación.

El rol del papá dejó de ser el de proveedor económico exclusivamente, para pasar a ser un par en este desafío de acompañar niños en su crianza…. Ya no es tan común que los padres lleguen de trabajar a la noche y esté todo listo porque mamá lo hizo sola durante el día. Es un lindo cambio que nos permite acompañarnos como parejas y participar juntos para que nuestros hijos puedan desarrollarse de manera íntegra!

Aun en parejas que no conviven, la participación activa del papá en lo que sus hijos necesitan es una elección de muchos. Y creo que es un festejo para las generaciones venideras! Los niños de hoy encuentran ese modelo de papás como ejemplo para lo que será su vida adulta. Ya no más el emblema del hombre duro que no llora, no se emociona, no sufre y no acaricia. El padre de hoy puede sensibilizarse, sacarle miles de fotos a sus hijos porque le encanta documentar sus vivencias, emocionarse con sus actuaciones y llorar de miedo por momentos. Puede hablar más abiertamente con sus hijos, aconsejar y escuchar, sabiendo que el aprendizaje no acaba nunca!

Este nuevo paradigma de crianza nos involucra a padres y madres, cada quien desde lo mejor de su rol. No somos iguales, sino perfectamente complementarios. Y lo que es más importante, los niños nos necesitan y aprenden de cada uno de nosotros en todo momento.

En este “mes de papá” queríamos estar presentes y agradecer a los padres su compañía y sus enseñanzas. Bienvenidos a la aventura de paternar y ser co-autores de la historia de nuestros retoños. Bienvenidos los padres presentes, los que aman su rol y los que eligen ser partícipes de la vida de sus hijos!

Bienvenidos a los que recién comienzan y se deleitan con cada descubrimiento que les permite la paternidad, a los que están por recibir en sus brazos a sus pequeños bebés y a los que desean fuertemente la llegada de un hijo.

Bienvenidos a esta aventura de Criar juntos!

Muy Feliz Día del Padre!