Su pequeña y delgada figura transmite fragilidad a primera vista, pero al descubrirla se manifiesta toda una guerrera que sabe defender sus derechos y tiene en claro lo que quiere. Desde siempre supo que su costado solidario y servicial necesitaba expresarse. Primero con los scout, luego con los bomberos voluntarios lugar donde hace 5 años encontró su ideal para ejercer la plenitud de su fuerte vocación de servicio al prójimo.

Es una de las 7 mujeres que hoy integran el cuerpo de Bomberos Voluntarios de la ciudad de Monte Cristo y una de las pocas mujeres que está en el nivel 2 camino a convertirse en Cabo. A los 23 años es feliz disfrutando su vocación voluntaria en el cuartel. Está en la etapa final para recibirse de psicomotricista, adora a los niños y cualquier actividad la encuentra vinculada a ellos.

En esta oportunidad Épicas Mujeres visitó en el cuartel a Sofía Enrico, una joven con un corazón solidario inmenso que nos permitió recorrer una emocionante charla con su dulzura, simpleza, solidaridad y valor para enfrentar sus propios límites. Sólo los que sienten como ella esta vocación pueden vivir y estremecerse cuando suena la sirena.

-¿Cómo nace en vos la vocación de servicio?

Yo siempre fui servicial, empecé siendo scouts pero sentía que necesitaba darle algo más al pueblo, a la sociedad, doy mucho por los otros, me desvivo para que el otro esté bien. Un día quien está a cargo de los aspirantes menores aquí en el cuartel de bomberos fue a mostrar lo que hacen los bomberos al colegio Parroquial y entonces me interesé.

-¿Qué es ser bombero?

Para mí ser bombero no tiene que ver con ser valiente, los demás creen eso. Cuando empecé me dije no voy a poder, pero aquí en el cuartel, me enseñaron que a uno le tiene que nacer el servicio y de ahí fluye el resto. Para mí el bombero que es valiente corre el riesgo de no pensar frente a una acción, es preferible tener miedo para poder pensar cual va a ser tu abordaje. Para mí el bombero es servicial más que valiente.

-¿Cómo te definirías?

Me creo fuerte pero no lo soy. Soy responsable, me gusta vivir en familia incluso estar con los sobrinos es lo más apasionante. Ser servicial es lo que más me destaca, soy compañera. Si me gusta defender lo mío. Yo creo que también soy terca. Respetuosa del otro. Cuando no me gusta algo lo hago saber pongo muchos límites en mí y con el otro soy muy defensiva.

-¿Cuándo llegaste al cuartel te enfrentaste a la formación cómo te llevas con eso?

Yo entré y empecé como aspirante. Primero tuve que hacer actividades de hombre, esta es una actividad más varonil que necesita de fuerza. Hasta que empecé a buscar el área administrativa que es donde encontré realmente lo que me parecía que yo le podía dar a este cuartel, porque es un grupo donde cada uno tiene que buscar cuál es su lugar, que es lo que mejor podes dar. Hice al curso en Malvinas Argentinas, también tenía que venir al cuartel y estudiar para los exámenes además de la parte práctica y bueno ahora por suerte estoy haciendo el curso de segundo nivel.

-¿Tus aspiraciones son seguir superando los niveles?

Si, yo quiero hacer un curso que es de psicología de emergencia este es el área que me gusta mucho. En este cuartel estamos divididos, accidentología, incendios, materiales peligrosos, entre otras áreas y yo me orienté en eso porque me parece que es fundamental tanto para mis compañeros después de un accidente como en la acción de un siniestro.

-¿Qué le sucede a un bombero cuando suena la sirena?

A mí se me pone la piel de gallina, cuando nosotros salimos en un camión sin sirena no es lo mismo que cuando salimos con sirena porque te da una adrenalina diferente y la sirena significa para nosotros primero, que vamos a dar todo, segundo, que la gente está esperando algo de nosotros y tenemos que dar lo mejor. Cuando llegamos vemos la situación, allí bajas un cambio y pensás lo que vas a hacer. Nosotros trabajamos con un jefe de dotación y es el que da las órdenes, pero a la vez es un trabajo en equipo. Después de un siniestro, si es muy frustrante o estresante, se hace psicología de la emergencia porque son situaciones fuertes. Con la adrenalina con la que vas no te das cuenta de lo que va pasando incluso, te late el corazón a mil es impresionante. Nadie lo puede vivir sino sos bombero.

-¿Es también poner en riesgo tu vida para salvar a otro?

Sí, de eso somos conscientes, nosotros tenemos en claro que primero está el bombero y después vemos si podemos salvar. El riesgo es constante, desde que vas a tirar agua a un campo, que puede haber un cable con energía y te electrocutas, hasta una casa que puede explotar.

-¿Todo sucede tan rápido en cada situación que hay que estar preparado para esa evaluación?

Si, gracias a Dios tenemos la capacitación desde el principio y desde el primer nivel te van diciendo que es lo que hay que evaluar, reconocer que hay que hacer ante una determinada situación.

-¿Cómo ves la mujer en un servicio que tiene un perfil más masculino y en especial en este cuartel?

Cuesta…yo pienso que la mujer va a hacer un paso muy grande. Incluso hay cuarteles de otros lados que no dejan entrar mujeres, porque tienen otra mirada, por suerte, aquí en Monte Cristo somos 7 mujeres. Pero si tienes que tener convicción. Yo me defiendo a muerte en eso. Las mujeres hoy en día estamos metiéndonos más en función del hombre.

-Qué es lo que más te gusta del cuartel?

Que es un servicio voluntario, no tiene un pago y los que estamos acá no lo hacemos por un fin de lucro sino que es por vocación, es poner el esfuerzo por voluntad propia y yo creo que si los bomberos fueran pagos yo no lo sería. No me interesa lo económico lo disfruto más de esta manera. Nuestro cuartel lo que tiene de bueno es que hay un jefe pero en un siniestro somos todos iguales. Somos buenos compañeros.

-¿Cuándo se reúnen en el cuartel?

Los sábados es fundamental y hacemos guardia los miércoles de acuerdo a nuestras disponibilidades. Nosotros tenemos calificaciones de acuerdo al compromiso. Cuando tengo curso me voy sábado y domingo a otras localidades una vez al mes y después si hay un incendio sea a la hora que sea tengo que estar disponible.

-¿Es difícil que otros entiendan de tu servicio ya sea familia, amistades, pareja?

Desde que me puse de novia deje bien en claro que era bombero. Me pasó un 20 de julio en el día del amigo en que íbamos a comer con mis amigas y sonó la alarma y hasta las 5 de la tarde estuve en un incendio y les pedí disculpas a mis amigas pero tenía que estar en el incendio. Este fue mi primer incendio grande que me toco ir. Me ha tocado en un bautismo también. Me ha tocado también de estar durmiendo y tener que salir y al otro día tener que ir a la facultad, pero la verdad cuando salgo lo disfruto entonces después el cansancio está pero se sobrelleva. Y yo creo si hay un incendio y después otro por más que estés cansado salís porque es lo que realmente uno quiere, me ha tocado salir a un incendio a la mañana y otro a la tarde y es un trabajo agotador.

-¿Crees que la sociedad valora el trabajo de los bomberos?

Yo creo que se valora poco lo que hace el bombero. Nosotros tenemos una vida por delante y hacemos lo que podemos pero la gente para mí está poco interesada en lo que hace el bombero es mucho más fácil la crítica y más difícil la valoración. Así también creo que está bien mirado en la sociedad el cuartel de Monte Cristo, por ejemplo.

-Por tu contextura pequeña tienes dificultades por ejemplo con la vestimenta…

Si, en cuanto a ropa, que puedo usar, que herramienta puedo usar incluso cuando yo entre mis compañeros me dijeron esta chica va a durar un mes y ya llevo 5 años. Estoy orgullosa de mí en esto, soy responsable de empezar algo y terminarlo si estoy decidida. Yo creo que voy a seguir aquí por mucho tiempo.

-¿Se puede tener familia, hijos y ser bombero…?

Sí, yo creo que eso es de cada uno como te llevas con tu pareja. Tenemos que pensar en esto de dar la vida en un incendio o accidente y tienes una familia atrás. Yo no tengo hijos y todavía no me lo he planteado. Solo me he preguntado si seguiré cuando sea madre y la verdad que todavía no tengo una respuesta.

-¿Al estar más focalizada en ayudar al otro perdiste de vista tu costado de mujer, tus necesidades personales?

Yo estoy haciendo ahora un proceso de cuidarme como mujer, incluso la gente que me conoce me dice que soy distinta cuando me arreglo. Pero ahora empecé a valorarme más. Es un proceso que me cuesta mucho, pero bueno eso viene cuando uno empieza a pensar en uno mismo. Antes me desvivía por el otro y ahora vivo por el otro pero también por mí. Estoy en proceso todavía.

-¿Estás siempre muy vinculada con los niños…?

Estoy por recibirme en psicomotricidad así que tiene que ver con los niños, me queda la tesis nomás y empecé porque tengo un sobrino con discapacidad incluso la tesis la estoy haciendo en función de él y me llena el corazón. Ver a los chicos con discapacidad dar un pasito más es una satisfacción muy grande. Y aquí en el cuartel también acompaño el trabajo con los más chiquitos y trato de colaborar, siempre los más chiquitos fueron mi debilidad.

Cuando pasa un accidente lo primero que pienso ojalá que no haya un niño porque no sé cómo actuaría creo me haría a un costado y me haría cargo de otras cosas porque los niños para mí son estrellas, me encantan. Nuestro cuartel tiene 24 bomberitos y el entusiasmo es único. El niño es el que lleva a la casa las cosas que se tienen que hacer bien, son la herramienta para hacer prevención.

-¿Cómo estás en esta etapa de tu vida?

Estoy muy sensible porque estoy terminando una carrera y estoy haciendo el curso de segundo nivel y poder llegar a ser Cabo tiene mucha significación. Me veo trabajando de psicomotricista y aún no sé cómo voy a hacer cuando tenga pacientes y tenga que salir a un incendio, es algo que quiero llegar para saber cómo voy a resolverlo. Siempre digo que voy a seguir siendo bombero desde la mínima actividad que pueda hacer pero aportándole algo al cuartel que me enseñó y me valoró mucho y me hizo crecer como mujer y como profesional. Y en mi carrera me imagino rodeada de niños, escribiendo libros, teniendo mi propio centro de rehabilitación, apuntar en el cuartel a la capacitación de los chicos colaborar en eso.

-¿Estas orgullosa con lo que has logrado?

Y sí. Este año cuando terminé de cursar me di cuenta de todo lo que hice. Aquí hice mi curso de primer nivel y entré al segundo y en Monte Cristo soy una de las 2 mujeres en este nivel quiere decir que hay un trabajo atrás que lo hice yo. Tengo que ir a la facultad, trabajar, salir y hacer las actividades diarias de familia, amigos, pareja. Lo que hago hoy sábado y lo que hago mañana domingo son cosas totalmente diferentes y puedo disfrutarlas como si fuera el último día.

-¿La fe te ayuda a enfrentar los malos momentos?

Si, soy muy creyente y pienso que siempre voy a estar muy acompañada incluso mi casco está bendecido y yo creo que siempre vamos a estar acompañados por Dios. Aquí en el cuartel hay personas de todos los credos y yo voy rezando en silencio para que todo salga bien. Y esto lo asocio con mi sobrino donde tuve mucha fe para que saliera bien de sus operaciones, Dios siempre va a estar en todas las actividades que haga.

-Aprendiste mucho en tu actividad bomberil….

Se aprende a trabajar en equipo y es fundamental para la actividad de los bomberos lo que más cuesta es escuchar la opinión de otro y salir de tu propia opinión eso es lo que más se aprende acá a que el otro también puede tener razón y el trabajo en equipo que es fundamental.

-¿Qué mensaje le dejarías a mujeres que quieren hacer algo por el otro?

Yo creo que hay que vivir la vida cada momento, creo que perder un día en una casa sin hacer nada a la sociedad no le sirve. Yo en mi adolescencia me ha pasado esto de no querer salir hasta que hice un click y me di cuenta que tengo un montón para dar a la sociedad y creo que vivir día a día ayudando al otro es fundamental. Siempre hay que soñar que el servicio va a ser algo positivo y que ese sueño se puede cumplir, la verdad es que yo vivo para el servicio y soy feliz con eso.