Por: @FerBolagay

Es importante recordar que las tarjetas de crédito funcionan como una línea de financiamiento que te asigna una institución financiera, o tu banco, a tu nombre y que puedes utilizar mes a mes, tanto en su cupo total como de modo parcial, dependerá de cómo te organizas.

Más aún, la tarjeta de crédito tienen beneficios y desventajas, si somos organizados, podremos sacar el mayor rédito posible, por ejemplo por estos tiempos nos permiten acceder a un pequeño ahorro aprovechando descuentos que se aplican directamente a las compras que se pagan mediante esta modalidad.

Ahora hay que tener cuidado de que el crédito que conllevan, no se convierta en nuestro descredito bancario eterno, por no poder saldar nuestras deudas!

Es importante recordar que como todo crédito, tiene costos adicionales a la tasa de interés que nos cobra el banco, esto hace que el valor que sale de nuestro bolsillo al utilizar las tarjetas de crédito sea muy alto, por eso que muchas veces lo que es un buen recurso aliado, se convierte en una trampa de la cual no sabemos cómo salir y quedamos atrapados en el pago mínimo.

¡Pero tranquila!,  ¡volver a 0 sí es posible!

Vamos a necesitar que tomes conciencia de tu situación actual; que son simplemente el resultado de tus hábitos financieros actuales, por lo que te recomiendo que, para hacer borrón y cuenta nueva, analices cambiar tu comportamiento de consumo, vas a necesitar de mucha disciplina y orden para dejar en cero tu deuda.

Te proponemos un plan para lograrlo:

Este sistema está basado en la famosa “bola de nieve” de Dave Ramsey, que implica solo pagar el mínimo de todos tus créditos y enfocarte en una sola deuda hasta eliminarla,

  1. Elabora una lista con todas las deudas que tengas, coloca el monto deudor con su respectiva tasa de interés, sugiero ordenar de menor a mayor monto,  Si tenés varias tarjetas, enfocá tus esfuerzos en saldar aquella de menor importe, esa que usás con menos frecuencia. Verás que liberarte de una primera deuda te motivará a seguir adelante con las demás y seguir avanzando en tu propósito financiero.
  • El siguiente paso es hacer una lista con los mínimos que pagás actualmente y sus respectivas tasas de financiamiento.
  Monto total de deuda Pago mínimo Tasa de interés
Tarjeta 1 3200 800 36,5 %
Tarjeta 2 6500 1250 38,2%
Tarjeta 3 8000 2100 41%

Datos mostrados a manera de ejemplificar la explicación. No tienen lógica de calculo.

  • El siguiente paso es realizar un presupuesto de todos tus gastos fijos y gastos variables, donde incluirás los mínimos de tus tarjetas, esto es súper importante, separar, dividir a conciencia y empíricamente el dinero que te ingresa, es la principal forma de auto-administrarnos correctamente y corregir los típicos “vicios” que nos hacen perder de vista en qué gastamos el dinero que ganamos. Enfocá tus energías en recortar gastos e incrementar el ingreso.
  • Después, cualquier “extra” que ingrese o que logres ahorrar del recorte de gastos de tu presupuesto, utilizalo para seguir pagando tu deuda más pequeña. Por ínfimo que parezcan, todo colabora al momento de saldar deudas.  Cuando hayas logrado eliminar la deuda con menor valor, seguí los mismos pasos para las siguientes, tené presente que ahora contás con un monto extra por haber cancelado tu primera tarjeta, así que tu capacidad de pago aumenta y se va haciendo más fuerte. ¡Seguí así hasta eliminar todos tus pasivos y alcanzar tu paz financiera! 

Si estás atravesando una situación financiera de “ahogo”, suspendé el uso de  una de tus tarjetas, esa que utiliza para consumos banales. ¡Siempre hay gastos que se pueden recortar! Enfocá todo tu esfuerzo en saldarla. Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, habrás logrado un primer gran paso, tu primer gran “alivio”. Y recordá que el pago de deudas, al igual que al ahorro, es un hábito y una modalidad de vida que solo vos podés proponerte. Reeducá tus hábitos de consumo. Proponete logar una mejor relación con tu dinero.

¡Buenas finanzas!

Clic aquí