Siguiendo con el desafío de abrir puertas y meternos en el corazón familiar llegamos a una nueva casa de Monte Cristo. Un concepto abierto, donde el jardín es parte de lo cotidiano y los días de lluvia se convierten en una agradable terapia para el corazón y la vista.

El living y cada uno de sus ambientes está lleno de objetos personalizados, que en su gran mayoría han sido reciclados por sus dueños.

La madera es una gran protagonista y se mezcla con tejidos, metales, vidrio y mucho, mucho color.

El jardín te invita a disfrutar de reuniones con amigos, porque cada rincón ha sido pensado para compartir al aire libre.

Muebles muy funcionales y una distribución de los espacios perfecta para tener todo a mano mientras se cocina entre familia y amigos.

Dos pequeños baños con mucha personalidad.

Las macetas se roban la atención y adornan los rincones de aquí y allá

Lo más lindo de esta casa es la posibilidad de estar en contacto con la naturaleza todo el tiempo.

Detalles reciclados por sus dueños:

Agradecemos a esta familia por permitirnos compartir toda la calidez de su hogar, para que todos podamos inspirarnos en estas hermosas ideas y hagamos de nuestras casas un lugar donde siempre añoremos regresar.