Dichosamente crecí con este concepto instalado como parte de la educación, tanto institucional, como familiar. “El agujero de Ozono” es un daño que tiene el planeta, y es gravísimo, no solo para la humanidad por sus efectos, sino también porque NO TIENE REPARACIÓN. Con la finalidad de sensibilizar a la población sobre la importancia del cuidado de la misma, la Asamblea General de las Naciones Unidas, proclamó el 16 de septiembre como “DÍA INTERNACIONAL DE LA PRESERVACIÓN DE LA CAPA DE OZONO”, para rememorar el protocolo relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono, firmado en Montreal en 1987.

Vamos a volver un poco más atrás, el ozono es un gas que rodea nuestra tierra, y como casi todo en la vida, cumple una función (que es esencial e irremplazable) y es proteger al planeta de la incidencia negativa que tienen los rayos ultravioletas sobre el mismo. Resulta que con el avance de la industrialización, se elevó la emisión de gases tóxicos, como así también el uso de combustibles fósiles, y otras varias acciones más; que en un corto período provocaron la destrucción en la zona de los polos de esta “membrana” (por llamarlo de una manera gráfica), más precisamente sobre la Antártida. Hoy el agujero, tiene el tamaño similar a la superficie de E.E.U.U. Las consecuencias que esto trae, son severas para la humanidad, ya que de no prever protección adecuada, sufre de muchas enfermedades. Y para el ambiente en sí, porque eleva la temperatura  del planeta en general.

Y qué podemos hacer para cuidar la capa de ozono? 

Es sabido que los aerosoles son tremendamente perjudiciales, como así también los gases que emanan los vehículos que utilizan combustible. Por ello solo propondré 3 acciones puntuales y fáciles de aplicar en nuestro andar cotidiano, y con las cuales ayudaremos un poquito a mermar el crecimiento de ese tremendo agujero.

Maneja con cuidado: merma las aceleradas bruscas y las altas velocidades, así lograrás una menor  emisión de gases de combustión. Si te toca esperar un rato en el auto, no lo dejes en marcha…y si podes utiliza el transporte público, y así estaremos mermando el uso de motores a explosión.

No compres aerosoles que contengan gases CFC.  Generalmente en el envase está indicado con un logo distintivo. Controla que los envases en los que viene la comida no sean hechos con espuma de polietileno. 

En los matafuegos, comprobá que no contengan halones, ya que este material es dañino para la capa de ozono.

Con un poquito de voluntad de parte de cada miembro de este planeta, algo lograremos hacer.